El esguince cervical

El esguince cervical

El latigazo cervical o esguince cervical es la lesión que se va a tratar en la entrada del blog de hoy. Es una lesión con una incidencia muy alta y que sin un buen tratamiento va a dejar secuelas en el paciente que pueden llegar a cronificarse. Si para entender mejor esta patología se necesita recordar la parte anatómica, consulta el blog de zona cervical

¿Qué es el latigazo cervical?

El latigazo cervical se describe como la lesión en la cual la cabeza está sometida a fuerzas de aceleración que provocan un movimiento brusco de hiperextensión e hiperflexión sobre la columna cervical, en un accidente de vehículo a motor principalmente pero también en menor medida en caídas posteriores deportivas o accidentes domésticos.

¿Qué ocurre en el latigazo cervical?

Lo que ocurre en la movilidad cervical es que la extensión fisiológica o normal de nuestro cuello (llevar la cabeza hacia atrás) por orden, empieza en las vértebras dorsales, cervicales bajas y cervicales altas. Pues durante el latigazo cervical  que dura aproximadamente de 250-300 mseg, esto cambia. La zona dorsal supera a la zona cervical, la adelanta. Este es el momento más peligroso del accidente. Existe una extensión forzada del cuello, mientras los hombros se desplazan hacia delante. Después de la extensión, la inercia de la cabeza se ve superada y ocurre una aceleración hacia delante. En este momento, el cuello actúa como una palanca con aumento de la aceleración hacia delante de la cabeza, y fuerza al cuello a flexionarse en exceso. Es por eso que el movimiento es patógeno y diferente a lo normal. Las vértebras primero se comprimen y luego se mueven, lo que irrita mucho a las articulaciones.

latigazo cervical

Por lo tanto, es la articulación y la cápsula las más irritadas, y mayores responsables del dolor. Los tres músculos que más sufren en el latigazo cervical son el esternocleidomastoideo, el trapecio superior y el esplenio de la cabeza. Es necesario prestar mucha atención a los escalenos, para disminuir la sensación de mareo e inestabilidad que refiere el paciente después del accidente. Los ligamentos que más se lesionan son el ligamento nucal o cervical posterior. La cuarta estructura dañada es el nervio (los dos más frecuentes son el occipital mayor y el mediano).

¿Qué grados tiene el latigazo cervical?

Los síntomas que se enumeran en el siguiente apartado irán ligados al grado del latigazo cervical. Con la finalidad de unificar unos criterios que permitan la valoración del latigazo cervical y la comparación de resultados de los distintos estudios científicos, la Asociación para el Estudio del SLC de Quebec propuso esta clasificación. Por ello es importante conocer esta clasificación por grados del esguince cervical: 

  • 0: No hay signos ni síntomas evidentes del latigazo cervical. El dolor y la contractura muscular son leves.
  • 1: El dolor, la contractura y la rigidez son más evidentes y más intensos, con o sin limitación de movilidad. No obstante, no hay signos físicos del origen de la lesión.
  • 2: La contractura es más reseñable, ya que limita el movimiento. El dolor también se intensifica.
  • 3: El movimiento del cuello queda totalmente limitado por la intensidad de la contractura y por el fuerte dolor que provoca la misma. Entre otras cosas, este grado de esguince puede provocar sensibilidad, falta de fuerza y pérdida de reflejos. Recomendable el uso del collarín.
  • 4: La lesión es grave. Se observan luxaciones vertebrales o fracturas óseas. Necesario la intervención quirúrgica.

Otros síntomas y alteraciones, como la lumbalgia, la sordera o hipoacusia, el vértigo, la somnolencia, la pérdida de memoria y de la concentración, la disfagia y el dolor temporomandibular, pueden encontrarse en cualquiera de los grados.

¿Qué síntomas presenta el latigazo cervical?

Los síntomas generales que presenta el paciente tras sufrir un latigazo cervical son los siguientes:

  • Dolor en la región del cuello
  • Disminución o limitación de la movilidad 
  • Cefalea
  • Sordera o hipoacusia. 
  • Alteraciones visuales
  • Vértigo
  • Debilidad y falta de fuerza
  • Parestesias
  • Alteraciones de la concentración y la memoria
  • Disfagia y dolor de la ATM
  • Alteraciones psicológicas

¿Qué tratamiento tiene el latigazo cervical?

Según una publicación de 2001 titulada “Síndrome del latigazo cervical” se puede afirmar que los estudios indicarían que entre el 14 y el 42% de los pacientes con latigazo cervical desarrollarían un dolor crónico en la región del cuello, y aproximadamente el 10% tendrían un dolor constante e importante de forma indefinida.

Valorando los datos que se acaban de aportar se concluye la importancia de un buen tratamiento para esta lesión. El objetivo de éste será la eliminación de los síntomas y evitar así la cronicidad del síndrome.

No existe un protocolo estándar con evidencia científica para esta lesión. Para conseguir la mejoría del paciente se debe identificar el grado de lesión. A partir de ahí crear una tratamiento personalizado a nivel médico y de fisioterapia.  

En los grados 0, 1 y 2 el tratamiento va a ser principalmente rehabilitador. Se utilizarán técnicas de fisioterapia con termoterapia, electroterapia, terapia manual, ejercicio terapéutico, punción seca, técnicas miofasciales, masoterapia y ejercicio terapéutico para bajar la sintomatología. Todo lo anterior irá acompañado de vendaje neuromuscular que se mantendrá entre sesiones y la realización de ejercicios en casa. Además el médico recetará antiinflamatorios y relajantes musculares en caso de considerarlo necesario.

La fase 3 debe comenzar con un reposo pautado a nivel médico y el uso del collarín en caso de vértigo y pérdida de reflejos. Una vez haya disminuido el problema se combinará con el tratamiento de fisioterapia que anteriormente se comentaba. Por último, la fase 4 es inmovilización absoluta y cirugía. 

No se debe olvidar que las lesiones no van a aparecer únicamente en la región cervical. Pueden existir dolencias asociadas al síndrome como pueden ser la afectación del diafragma, zona lumbar, etc. Siempre se debe tratar al paciente desde la globalidad.

¿Qué vendaje neuromuscular ayuda a la zona cervical?

Para ayudar a la recuperación de la lesión se proponen varios vendajes neuromusculares que pueden ayudar con los síntomas. Según el grado de la lesión y su estado se recomienda elegir unos u otros.

Si el dolor es más global se recomienda la aplicación del vendaje neuromuscular para la cervicalgia por sobrecarga general. Esta aplicación no trabaja un músculo en concreto si no que lo hace sobre la región en general y ayudará a unos síntomas más globales.

Una vez pasada una fase inicial de la lesión, donde se ha utilizado el vendaje para cervicalgía, se deben adaptar las aplicaciones a los dolores musculares más concretos. Si se recuerda el apartado anterior “¿qué ocurre en el latigazo cervical?”, unos de los músculos más afectados son los esternocleidomastoideos y los escalenos. A continuación, la explicación de como realizar un vendaje neuromuscular para ecom: 

Técnica bilateral para los músculos esternocleidomastoideos. Prepara dos tiras en Y, manteniendo una base de 3-4 cm y el resto en dos extremos iguales.

1º Paciente en sedestación con el cuello y la cabeza en posición neutra. Colocar la base al 0% de estiramiento sobre la apófisis mastoides. 

2º Posición de la cabeza y zona cervical: extensión, rotación e inclinación contralateral. Colocar al 10% de estiramiento la venda sobre los dos vientres musculares del ecom dirección a la clavícula.

3º Regresar a posición neutra y anclar al 0% de estiramiento sobre la clavícula. 

Repetir el mismo proceso en el lado contralateral e ir controlando los siguientes días; al estar próximo al pelo tiene a despegarse con mayor facilidad.

Además, dos videos que describen como utilizar el vendaje en escalenos y largo del cuello, muy afectado también en problemas cervicales.

En conclusión, las lesiones cervicales son muy frecuentes y el latigazo cervical una de las consecuencias más habituales tras sufrir un accidente de tráfico. De ahí la importancia de conocer que es la lesión, que síntomas puede generar y como afrontar esos síntomas. El objetivo del profesional sanitario debe ser subsanar los síntomas para conseguir una total mejoría del paciente. Existen muchas herramientas para conseguir ese propósito. Lo más importante es saber combinarlas dependiendo del estado del enfermo para conseguirlo. 

Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

Como citar este blog:

  • Calvo Izquierdo. BLOG: latigazo cervical [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2023. Disponible en: https://calvoizquierdo.es/blog-latigazo-cervical/

Bibliografia:

  • Kase, J. Wallis, T. Kase (2003) Clinical therapeutic applications of the kinesio taping method, 2nd edition
  • Kase, K. (2003) Ilustrated Kinesio Taping, 4th edition.
  • Selva, F. (2015) Vendaje Neuromuscular Manual de aplicaciones prácticas. Physi-Rehab-Kineterapy-Eivissa. 2ª edición. 
  • Castillo, J. (2020) Bases y aplicaciones del vendaje neuromuscular. Formación Alcalá. 2ª edición.
  • Aguirre, T. Agirre, J. (2018) Vendaje neuromuscular kinesiotape en fisioterapia. Biocorp Europa. 1ª edición. 
  • Sijmonsma, J. (2007) Taping Neuro Muscular. Aneid Press, 1ª edición española.
  • Kendall’s (2007) Músculos, pruebas funcionales postura y dolor. Marbán. 5ª edición.  
  • Combalia, A. Suso, S. Segur, JM. García, S. ALemany, FX. (2001) Síndrome del latigazo cervical. El Sevier. 
  • Arregui, C. Combalía, A. Velázquez, J. Sánchez, D. Teijeira, R. (2013) Biomecánica del latigazo cervical: conceptos cinemáticos y dinámicos. Revista española de medicina legal.
      Técnicas especiales de vendaje neuromuscular

      Técnicas especiales de vendaje neuromuscular

      Hasta el momento las entradas del blog se han centrado en aspectos globales del vendaje neuromuscular o en aplicaciones generales realizadas por fisioterapeutas. En el post que hoy se va a elaborar se quiere ampliar esa información a otra tipos de técnicas no tan habituales para el fisioterapeuta general. Son campos específicos o mucho más concretos, o el uso del vendaje neuromuscular por parte de otros profesionales sanitarios, como el caso de los médicos,  enfermeros especializados en estética o los logopedas. 

      El vendaje neuromuscular en estética

      Actualmente está en auge el uso del vendaje neuromuscular, al ser un técnica relativamente nueva muchos campos quieren introducirla como herramienta de trabajo, y el mundo de la estética es uno de ellos.

      Está comprobada la efectividad de la venda en la fuerza muscular, la mejora del estado del ligamento, la ayuda a la estabilidad y un largo etcétera en determinadas patologías. Pese a ello, no se ha encontrado evidencia científica contrastable para el uso en el campo de la estética. Sin embargo, existen numerosos profesionales del sector que explican su uso tanto para paciente como en cursos que imparten. Los procesos en los que se utiliza son: celulitis, postcirugía estética (mama y liposucciones), hematomas, abdomen, edemas, mejorar el tono muscular de glúteos, mamas, tríceps y piernas cansadas entre otras.

      Si se desglosa un poco la información obtenida, no hay evidencia científica para el mundo de la estética en general. En este campo no se han realizado estudios. Pero si se extrapolan resultados,  se puede pensar que en procesos como hematomas o edemas se van a utilizar técnicas linfáticas y ahí se tienen resultados positivos; para trabajar el abdomen postparto o la musculatura de glúteos, tríceps…se van a utilizar técnicas musculares que también tienen evidencia. Para el trabajo de cicatrices ya se lleva años utilizando, pero no solo a nivel estético, también funcional y analgésico. 

      Se puede llegar a la conclusión de que es un campo nuevo en el que se está trabajando. Aunque sin una evidencia clara científicamente hablando, se están consiguiendo buenos resultados basándose en la práctica clínica que se viene utilizando desde años a nivel de rehabilitación. 

      Por último, en este sector se han encontrado frases en varias páginas de internet como: “Los tape resuelven los problemas de piel con arrugas y flacidez, reducen el volumen corporal, mejoran la firmeza de la piel y modelan una bonita silueta rápidamente”, realmente a afirmaciones así no se les puede dar validez, no hay nada que lo abale. Se quiere utilizar el vendaje para todo, pero que se haga de forma correcta, con estudio y evidencia.

      vendaje neuromuscular estética

      El vendaje neuromuscular en cicatrices

      Enlazando con el campo de la estética se continúa con las cicatrices. Como antes se comentaba se trata con vendaje neuromuscular la apariencia física de la lesión, pero se lleva años trabajando a nivel de fisioterapia tanto esa apariencia como su función. Evitar que lleguen a producirse adherencia y mejorar la calidad de vida del paciente, evitar la transformación de la cicatriz al temido queloides o mejorar las cicatrices producidas por las quemaduras.

      Si se analiza un caso clínico de 2013 publicado en la revista de la Asociación española de vendaje neuromuscular titulado “aplicación del vendaje neuromuscular en un paciente quemado: estudio de un caso” de Zaga que tiene como objetivo demostrar la efectividad del vendaje en el paciente quemado. Tras un año de estudio aplicando vendaje neuromuscular se consiguen unos resultados muy satisfactorios: mejora en los cambios visibles de la piel (coloración, densidad, arcos de movilidad y sensibilidad). Es sólo un caso clínico y es obvio que no se pueden extrapolar resultados pero certifica que con un tratamiento mantenido en el tiempo se consiguen resultados positivos en casos complejos.

      Si se busca en la bibliografía, se encuentra en Francia y Alemania diferentes artículos de creación y revisión (Efectos del Kinesiotaping en el tratamiento de cicatrices postoperatorias en la prevención de complicaciones: protocolo para un estudio aleatorizado controlado o revisión del protocolo sobre efectos del kinesiotaping® en las cicatrices postoperatorias para un estudio aleatoria controlado) de un protocolo para el uso del vendaje neuromuscular en el tratamiento de cicatrices. Con la creación de ese tipo de protocolos se pueden conseguir en el futuro estudios científicos con muestras grandes y en los que obtener resultados reproducibles. 

      vendaje neuromuscular cicatrices

      El vendaje neuromuscular en las Incontinencias

      Otro de los usos del vendaje neuromuscular que se está viene en aumento en los últimos años es para el tratamiento de las incontinencias, tanto urinaria como fecal. Éste se realiza a través de técnicas musculares sobre la propia musculatura, sobre técnicas segmentales en los dermatomas apropiados para la estimulación o con una combinación de ambas técnicas. 

      Uno de los campos en los que hay investigación al respecto son las enfermedades neurológicas infantiles. En 2017 se realiza una revisión bibliográfica titulada “Efectos terapéuticos del vendaje neuromuscular en parálisis cerebral infantil: una revisión sistemática” en la que se analizan diferentes estudios científicos, y se trata de las incontinencias en niños con esta enfermedad. 

      En la bibliografía consultada para la elaboración de este blog aparecen varias aplicaciones para la incontinencia enfocadas tanto al adulto como al niño. Éstas describen una aplicación segmentaria en los dermatomas de S2 a S5 con el objetivo de estimular la musculatura y servir de combinación con técnicas manuales para reeducar la musculatura del suelo pélvico y mejorar el tono en problemas de hipotonía en fases de rehabilitación uriginecológica. 

      Además de la incontinencias se encuentra algo de bibliografía sobre el estreñimiento, ya que se realizará una técnica segmentaría similar. En las primeras jornadas de vendaje neuromuscular de la Asociación española se realiza una ponencia donde se evidencian resultados positivos con vendaje para esta patología y se insta a abrir línea a de investigación en ese campo. 

      El vendaje neuromuscular en el dolor menstrual

      La Real Academia Española define dismenorrea como menstruación dolorosa. Por tanto, la dismenorrea primaria se entiende como el dolor menstrual fuerte o espasmódico en la zona baja del abdomen, suele comenzar 24-48 horas antes de la regla y desaparece poco a poco al final del primer día.

      Existen varias aplicaciones de vendaje neuromuscular para paliar estos síntomas, se utilizan técnicas musculares o linfáticas con el objetivo de aumentar el espacio en la zona.

      Como es una dolencia muy frecuente hay bastante investigación al respecto. Se han realizado comparativas entre vendaje neuromuscular e ibuprofeno (efectividad del vendaje neuromuscular frente al ibuprofeno para disminuir el dolor abdominal en pacientes con dismenorrea primaria de Nicolau), entre vendaje neuromuscular y masoterapia (efectividad analgésica del vendaje neuromuscular frente a la masoterapia local en mujeres con dismenorrea de Garzón) o del vendaje neuromuscular y la neuroestimulación eléctrica transcutánea (efectividad de la neuroestimulación eléctrica transcutánea TENS de alta frecuencia frente al vendaje neuromuscular en pacientes con dismenorrea primera de Hontecillas).

      Todos estos estudios ofrecen resultados positivos, hay mejoras en el dolor menstrual con el uso del vendaje neuromuscular y también con otras técnicas; en algunos casos es mayor la efectividad de otras técnicas frente al vendaje, pero surge la misma cuestión que en casos anteriores: ¿no sería más beneficioso para el paciente la combinación de ambas técnicas?.

      vendaje neuromuscular dismenorrea

      El vendaje neuromuscular en logopedia

      De forma habitual se pueden observar que este tipo de vendaje aplicado por fisioterapeutas pero dentro de la logopedia también tiene su ámbito de aplicación. Son técnicas que ayudan a mejorar el tono muscular, controlar la postura y facilitar ciertas funciones orales como la respiración, el sellado labial o la deglución.

      Algunas de las aplicaciones más utilizadas en logopedia son para la sialorrea (reducir el babeo), estimulación de la deglución, retracción de la lengua en la disfagia, para disminuir el tono de los músculos masticadores, para aumentar el tono de la musculatura facial, ayudar a los músculos laríngeos, aumentar la capacidad inspiratoria y el diámetro torácico, para favorecer el cierre labial… Es decir, puede ser aplicado en numerosas afecciones aunque aún no sea muy extendido su uso en este área. Usado como complemento ayuda en los tratamientos logopédicos, quedando cada vez más demostrado su efecto positivo.

      Es un campo de actuación bastante reciente pero a la vez ha ido acompañado de mucha investigación. Si  se centra en búsquedas de una patología, la sialorrea, se puede valorar mucha bilbiografía y con resultados positivos. Desde multitud de casos clínicos, como por ejemplo  “Efectos del vendaje neuromuscular en paciente con sialorrea” de Gutiérrez y Martín, la mayoría de ellos con resultados positivos para el paciente de estudio. Hasta estudios científicos como  “Vendaje neuromuscular para el control de la sialorrea en niños con enfermedades neurológicas” de Sánchez, Yumilla y Pérez, obteniendo resultados muy satisfactorios con la técnica y recomendando el uso del método combinado a otras técnicas. 

      El uso y la investigación en este área sigue muy activa y en auge, de forma probable cada vez se podrán observar más aplicaciones en pacientes de este ámbito. 

      vendaje neuromuscular logopedia

      Tras el comentario de estas 5 áreas, la estética, cicatrices, incontinencia, dolores menstruales y logopedia, se puede llegar la conclusión que el vendaje neuromuscular cada vez está más extendido y se utiliza para más aplicaciones. Con unos conocimientos correctos sobre la técnica, la anatomía del paciente y la fisiología del organismo, y acompañado de una buena investigación científica alrededor se va a conseguir utilizar en muchos campos y con resultados satisfactorios. 

      Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

      Como citar este blog:

      Calvo Izquierdo. BLOG: técnicas especiales de vendaje neuromuscular. [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2023.  Disponible en: https://calvoizquierdo.es/tecnicas-especiales-de-vendaje-neuromuscular/

      Bibliografia:

      • Kase, J. Wallis, T. Kase (2003) Clinical therapeutic applications of the kinesio taping method, 2nd edition
      • Dr. Kenzo Kase, (2003) Ilustrated Kinesio Taping, 4th edition.
      • Dueñas, L.; Balasch, M.; Espí, G.V: Técnicas y nuevas aplicaciones del vendaje neuromuscular. Letterabooks. Bilbao, 2010.
      • Castillo, J. (2020) Bases y aplicaciones del vendaje neuromuscular. Formación Alcalá. 2ª edición.
      • Aguirre, T. Agirre, J. (2018) Vendaje neuromuscular kinesiotape en fisioterapia. Biocorp Europa. 1ª edición. 
      • Sijmonsma, J. (2007) Taping Neuro Muscular. Aneid Press, 1ª edición española.
      • Kaelin, C. Morel, J. Obrist, S. (2017) efectos del Kinesiotaping en el tratamiento de cicatrices postoperatorias en la prevención de complicaciones: protocolo para un estudio aleatorizado controlado.Escuela superior de Salud de Valais. 
      • Sciboz, E. Zanoni, C.Mittaz, H.(2019) Revisión del protocolo sobre efectos del Kinesiotaping® en las cicatrices postoperatorias para un estudio aleatorizado controlado. Escuela superior de Salud de Valais. 
      • Zaga Lewison, M. (2012) Aplicación de vendaje neuromuscular e un paciente quemado: estudio de un caso. Asociación española vendaje neuromuscular. 1647-2012
      • Ortega Sánchez-Diezma, P. Torres Fernández, A (2013) “Manual del vendaje neuromuscular aplicado a la logopedia”. LDM Ediciones.
      • Real academia española
      • Nicolau, A. (2013) Efectividad del vendaje neuromuscular frente al ibuprofeno para disminuir el dolor abdominal en pacientes con dismenorrea primaria. Universidad pontificia de Comillas. 
      • Garzón, C. (2013) Efectividad analgésica del vendaje neuromuscular frente a la masoterapia local en mujeres con dismenorrea. Cuestiones de fisioterapia. Vol.42.3;302-311.
      • Hontecillas, R. (2011) Efectividad de la neuroestimulación eléctrica transcutánea (TENS) de alta frecuencia frente al vendaje neuromuscular en pacientes con dismenorrea primaria. Biblioteca digital Universidad de Alcalá. 
      • Ortíz, J. Pérez, S. (2017) Efectos terapéuticos del vendaje neuromuscular en parálisis cerebral infantil: una revisión sistemática. Arch.argent.pediatr.vol115-6, Buenos Aires. 
      • Merino, J. (2013) Aplicación del vendaje neuromuscular para el tratamiento del estreñimiento en neuropediatría. I Jornada de vendaje neuromuscular: presente y futuro. Madrid. 
      • Arrate Meléndrez (2016). Aplicación del vendaje neuromuscular en Logopedia. RIUMA (Repositorio Institucional de la Universidad de Málaga).
      • Gutiérrez, B. Martín, AM. (2018) Efecto del vendaje neuromuscular en un paciente con sialorrea. Fisioterapia. Vol 40, julio-agosto 2018; 208-2013.
      • Sánchez, M. Yumilla, B. Pérez, N. (2021) vendaje neuromuscular para el control de la sialorrea en niños con enfermedades neurológicas. Jornada científica XXXIX aniversario del CIMEQ. Cuba. 
      Síndrome del túnel del carpo

      Síndrome del túnel del carpo

      Hasta el momento se ha escrito del uso del vendaje neuromuscular en el tratamiento de numerosas patologías musculoesqueléticas pero solo se había tratado el nervio con el neuroma de Morton. En este post se va explicar otra patología relacionado con el nervio, el síndrome del túnel del carpo. Antes de comenzar con la lesión propiamente se va a realizar un pequeño recuerdo anatómico sobre está zona de la muñeca tan afectada.  

      ¿Qué es el túnel de carpo?

      El túnel del carpo se describe como el espacio en forma de canal ubicado en la cara anterior de la muñeca por el que transcurren parte de la musculatura flexora (flexor superficial de los dedos y flexor profundo, con sus cuatro tendones cada uno, y el flexor largo del pulgar) y el nervio mediano. A nivel óseo en la parte proximal lo delimitan los huesos pisiforme, semilunar, piramidal y escafoides; en la parte distal el trapecio, trapezoide, grande y ganchoso; en general se puede decir que el túnel lo forman los huesos de la muñeca y el ligamento anular del carpo. 

      ¿Qué es y qué síntomas causa el síndrome del túnel del carpo?

      Este síndrome se describe como una enfermedad que produce daño en el nervio mediano. El daño es causado por un aumento de la presión en el canal.

      Los síntomas más generales son el dolor de muñeca y antebrazo junto con los calambres y hormigueos en dedos, concretamente en los dedos índice, anular y corazón. Éstos síntomas suelen aparecer sin lesión aparente, los pacientes no recuerdan un momento en que se haya hecho daño, y aparecen y desaparecen. Son más habituales en reposo, al dormir o cuando se mantiene un objeto en el tiempo (por ejemplo usar el móvil, leer un libro). Según la lesión va incrementándose puede sentir torpeza y debilidad en la mano, pérdida de percepción, se caen los objetos a causa de la debilidad, entumecimiento, dolor que sube al antebrazo y hombro.

      ¿Qué grados tiene el síndrome del túnel del carpo?

      Como la mayoría de las patología se divide en tres grados. El grado leve va a tener muy buenos resultados con el tratamiento conservador y el vendaje que se propone más adelante ya que solo existe pérdida de mielina manteniendo la conductividad nerviosa. En el grado dos tanto el axón como la vaina de mielina sufren desgarro perjudicando más la conductividad, la mayoría de estos casos  acaban en ascenso a un grado 3 y se convierten en quirúrgicos, pero algunos consiguen mejorar con el tratamiento conservador más amplio en el tiempo. El último grado, el grado 3 se origina un desgarre de los envoltorios conectivos del nervio mediano, por lo que la regeneración es muy difícil, se corre el riesgo de perder la movilidad de la mano por completo. 

      ¿Qué lo ocasiona?

      Las causas que pueden originar esta patología son variadas:

      • Actividades repetitivas que impliquen la inflamación de los tendones que transcurren por el túnel (por ejemplo profesiones como peluqueras, electricistas). 
      • Actividades que generen traumatismos locales (uso regular y repetitivo de herramientas de mano vibrátiles).
      • Enfermedades inflamatorias (ganglios en la muñeca).
      • Enfermedades degenerativas (artrosis reduce el espacio).
      • Enfermedades endocrinas como hipotiroidismo.
      • Enfermedades reumáticas como la artritis reumatoide.
      • Algunos tipos de tumores. 
      • Tratamiento esteroides o estrogénico.
      • Embarazo y lactancia.

      ¿Cómo se diagnostica el síndrome del túnel del carpo?

      Una vez se conocen las causas es más sencillo realizar el diagnóstico. Éste comienza mediante una anamnesis detallada de los síntomas del paciente. Tras ello se realizan los test de Tinel y Phalen, además del test neurodinámico del miembro superior ULNT1 para el nervio mediano. Si a nivel médico se necesita corroborar la patología de la que se sospecha se utilizarán pruebas diagnósticas, la ecografía para ver el estado del túnel y la electromiografía para el nervio.  

      ¿Cómo se trata el síndrome del túnel del carpo?

      Con el tratamiento de fisioterapia se busca disminuir la inflamación de las estructuras que están bajando el diámetro del túnel, conseguir la movilidad necesaria para el nervio mediano y normalizar el tono muscular. Para conseguir este objetivo el fisioterapeuta tiene que trabajar en conjunto con su paciente aportándole una explicación de lo que ocurre en su muñeca, utilizar las técnicas manuales necesarias, aplicar el vendaje adecuado y explicar los ejercicios de movilización neural, que se realizaran de forma inicial en consulta y después como autotratamiento en casa.

      El tratamiento médico en las fases iniciales es complementario al tratamiento de fisioterapia y se basa en medicamentos antinflamatorios, medidas de reposo de la actividad (férulas) e infiltraciones de corticoides para disminuir la inflamación. En grado 2 que se complica y grado 3 el tratamiento será quirúrgico, ya sea por cirugía abierta o endoscopia. 

      ¿Cómo podemos ayudar con vendaje neuromuscular?

      Se va a realizar un vendaje neuromuscular con vendas de grosor 5 centímetros, y se utilizarán dos tiras según se puede observar en la siguiente explicación y vídeo:

      1º Tira en X: Se prepara un tira en X, con longitudes diferentes en sus extremos, la anclas que van hacia la mano serán de unos 5-7 cm, un cuerpo central de unos 5-7 y el resto dividido hasta llegar a la epitróclea. Se fija la zona central sin tensión por encima de la zona de flexión de la muñeca, ambos anclajes van a la eminencia tenar e hipotenar a estiramiento 0%. La parte activa de la venda se dirige hacia la epitróclea con un estiramiento del 10% rodeando los vientres musculares de los flexores. Previamente se coloca extensión de codo, supinación del antebrazo y flexión dorsal de muñeca y dedos. Por último se ancla en posición neutra y sin estiramiento.

      2º Tira en I para aumentar espacio. Se fija la parte central de la tira sobre la zona del túnel del carpo con un estiramiento del 50%. Ambos anclajes al 0% formando un semicírculo por la muñeca. Se puede reforzar con técnica en estrella bajando la tensión de las 3 tiras al 25%.

      El síndrome del túnel del carpo es una lesión muy incómoda ya que afecta a la mano, principalmente a la dominante, y que va a limitar actividades que realice el paciente o va a dificultar su tiempo de reposo con síntomas. Por todo ello será de ayudar intentar seguir las indicaciones que se han ido dando en este blog para disminuir los síntomas al máximo y conseguir una mejora calidad de vida. 

      Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

      Como citar este blog:

      • Calvo Izquierdo. BLOG: síndrome del túnel del carpo [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2023. Disponible en: https://calvoizquierdo.es/blog-síndrome-del-tunel-del-carpo/

      Bibliografia:

      • López Cubas, C. (2016) Neurodinámica en la práctica clínica. Zérapi. 1ª edición.
      • Kase, J. Wallis, T. Kase (2003) Clinical therapeutic applications of the kinesio taping method, 2nd edition.
      • Dr. Kenzo Kase, (2003) Ilustrated Kinesio Taping, 4th edition.
      • Kirby, AK. (2012) Biomecánica del pie y la extremidad inferior. Axon. 1ª edición. 
      • Bové, A. (2000) El vendaje funcional . Harcourt. 3ª edición.
      • Selva, F. (2015) Vendaje Neuromuscular Manual de aplicaciones prácticas. Physi-Rehab-Kineterapy-Eivissa. 2ª edición. 
      • Buckup, K. Buckuo, J. (2012) Pruebas clínicas para patología ósea, articular y muscular: exploraciones, signos y síntomas. Elsevier Masson. 5ª edición.
      • Sijmonsma, J. (2007) Taping Neuro Muscular. Aneid Press, 1ª edición española.
      • Kendall’s (2007) Músculos, pruebas funcionales postura y dolor. Marbán. 5ª edición.  
      El vendaje funcional

      El vendaje funcional

      El vendaje se lleva utilizando en traumatología y ortopedia desde hace siglos, ya parecen registros de su uso en griegos y egipcios. Pero los inicios del vendaje funcional como tal, el que ya permite movilidad y no busca solo la inmovilización aparece en los años 30 en jugadores de baloncesto americano. Éstos comenzaron a aparecer en partidos con vendas en articulaciones que conseguían recortar los tiempos de recuperación. Por los años 70 llega a Europa y se crea la nomenclatura de vendaje funcional. En España cuesta una década más aproximadamente extender su uso. Fue tras los juegos olímpicos de los Ángeles (1984) cuando el español Toni Bové comienza con diferentes estudios y posteriormente publica un libro y de esta forma se da a conocer el producto en el país. 

      ¿Qué es el vendaje funcional?

      El vendaje funcional es una técnica de inmovilización parcial. Esta técnica pretende limitar selectiva y mecánicamente la movilidad de una articulación en el sentido del movimiento que afecta a las estructuras lesionadas que provocan la sintomatología, es decir, busca limitar el gesto que ha provocado el dolor. Este objetivo es una de las mayores diferencias con respecto al vendaje neuromuscular.

      Sus principales características son que proporciona soporte y estabilidad, minimiza el dolor y disminuye la inflamación además de proteger a las estructuras que han sido lesionadas. Se utiliza en lesiones musculares, ligamentosas y tendinosas. Se aplica sobre tejidos blandos y articulaciones. 

      Las recomendaciones a tener en cuenta a la hora de realizar un vendaje deben ser evitar los pliegues en general. De forma más concreta, evitar las arrugas en la planta del pie (cada apoyo sería un estímulo inadecuado); además, de evitar compresiones en zona sensibles (metatarsianos en general, pero más en el quinto, tendón de Aquiles y hueco poplíteo). Un vendaje debe cumplir la función con la que se aplica, tener una correcta tensión y sujeción. Pero también permitir al paciente comodidad, evitando que las funciones musculares no estén comprometidas y que no esté demasiado fuerte para afectar a la circulación. 

      Las propiedades principales sin acción mecánica, extereoceptiva, propioceptiva y psicológica. 

      ¿Qué materiales se usan?

      Los materiales más utilizados para la realización de vendajes funcionales se van a enumerar a continuación. Se pueden usar de forma aislada pero se observará que en la mayoría de los casos hay una combinación de varios. 

      tape

      Tape: vendaje inelástico adhesivo compuesto de algodón y adhesivo con óxido de zinc o termofusible transparente. Indicado para la contención y limitación de movimiento, fácil y cómodo de usar. La medida están es de 3,75cm x 10 metros, aunque existen tamaños más estrechos y anchos adecuados según la zona a la que se quieran adherir.

      Venda elástica adhesiva: venda compuesta del 100% de algodón con adhesivo libre de látex. Indicada para adaptarse a cualquier parte del cuerpo, permitiendo una inmovilización parcial de la zona deseada; transpirable, esterilizable y con buena permeabilidad. 

      venda cohesiva

      Venda cohesiva: vendaje elástica que gracias a su cohesividad se adhiere sobre sí misma y no sobre la piel o la ropa. Tiene una elasticidad entre el 70 y el 100%. Indicada para adaptarse a cualquier parte del cuerpo, antideslizante, transpirable y esterilizable por medio de vapor. 

      Pretape: es una venda de acolchado con el objetivo de proteger la piel antes de los vendajes funcionales; está compuesta por espuma de poliuretano de ligero espesor, es libre de látex y transpirable. En ocasiones no se quiere aplicar pretape y se necesita fijar directamente a la piel se aplica un spray adhesivo previamente.

      Otros: tijeras, placas foam para protección de rebordes óseos, líquido para limpiar la piel antes o tras retirar el vendaje, máquina para rasurar pelo, cortavendajes…

      ¿Tipos de técnicas?

      Los vendajes funcionales se clasifican en tres técnicas: contención, inmovilización y combinada entre ambas. Para la elección de una u otra se siguen los conocimientos del profesional sanitario sobre anatomía y biomécanica para obtener la mejoría del paciente respecto a su lesión. Siempre teniendo en cuenta que se quiere limitar el movimiento que provoca el dolor y el resto sean libres. 

      1. Contención: se la conoce también como técnica blanca. Es la técnica qué limita el movimiento que produce dolor. Se realiza con venda elástica adhesiva y/o cohesiva. Suele utilizarse a nivel terapéutico. 
      2. Inmovilización: se la conoce como técnica dura, se utilizan materiales ineslásticos, como el tape. Es la técnica que anula el movimiento que provoca el dolor. Es más utilizada en deporte y tiene una duración de un único acto, se coloca previo a la práctica y se retira al finalizar. También tiene uso terapéutico y preventivo. 
      3. Combinada: se basa en la combinación de las dos anteriores. Se realizan la aplicaciones con vendas elásticas y se refuerza con tape. Tiene usos en los tres ámbitos: preventivo, terapéutico y deportivo. 

       

      ¿Qué indicaciones tiene el vendaje funcional? 

      Su uso se encuentra dentro de las especialidades de traumatología, fisioterapia, terapia ocupacional y enfermería. A continuación, se enumeran una serie de patologías en las que va a ser útil su uso.

      • Distensiones y esguinces
      • Laxitud ligamentosa (prevención)
      • Distensiones y elongaciones musculares (también en algunos casos de roturas de fibras musculares)
      • Lesiones cápsulo-ligamentosas.
      • Lesiones neurológicas. 
      • Descarga de lesiones: tendinopatías, fascitis. 
      • Tras inmovilización por fractura (para comenzar rehabilitación)
      • Fisuras de costillas, esguinces/neuralgías intercostales.
      • Fisuras de metatarsianos o metacarpianos 
      • Corrección de lesiones que presentan deformidades (pie equino…)
      • Ortopedia

      ¿Qué contraindicaciones tiene el vendaje funcional?

      Las contraindicaciones del vendaje neuromuscular van a ser una combinación de prohibiciones que se encuentran en otro tipo de vendaje (como las alergias…) y propias de este tipo. Estas son: 

      • Alergias al material de vendaje
      • Estados de hipersensibilidad y enfermedades de la piel 
      • Problemas circulatorios: varices, flebitis…
      • Transtornos sensitivos importantes 
      • Heridas
      • Edemas
      • Fracturas
      • Roturas tendinosas, ligamentosas o musculares
      vendaje funcional

      En el post de hoy se quiere dar una información general sobre que es, como se usa y en que momentos se puede utilizar o no el vendaje funcional. Se quiere iniciar el tema con una base más teórica para en un futuro realizar aplicaciones más concretas y aprender a dominar este tipo de técnica. El vendaje funcional es una herramienta muy útil en la recuperación de lesiones desde hace décadas; principalmente su uso aparece en el deporte, pero también en multitud de lesiones dentro del mundo laboral y clínico. 

      Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

      Como citar este blog:

      • Calvo Izquierdo. BLOG: el vendaje funcional [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2023. Disponible en: https://calvoizquierdo.es/blog-patologías-el-vendaje-funcional/

      Bibliografia:

      • Bové, A. (2000) El vendaje funcional . Harcourt. 3ª edición.
      • Schur, A. (2008) Guia de bolsillo. Vendajes funcionales en el deporte. Taping. Guías médicas. 
      • Roces, JA. Mendiolagoitia, A. (2009) Manual de bolsillo de bata sobre vendajes funcionales. KRK ediciones.
      • Zimaglia, C. (2018) Vendaje funcional en traumatología ortopédica y deportiva. Edi-ermes. Ergan.

      Tendinopatías más frecuentes en el codo

      Tendinopatías más frecuentes en el codo

      En esta publicación se comienza con las lesiones del miembro superior, concretamente del codo. Las lesiones que cursan con dolor en el codo son las distensiones, fracturas, bursitis, artritis etc. En el post de hoy se quiere concretar en las lesiones de partes blandas, y concretamente en las de tendón. Las más frecuentes en el codo y que muchas personas van a padecer en algún momento de su vida, ya que se originan por movimiento repetitivo, son la afectación del tendón en epicóndilo o en epitróclea. 

      ¿Cómo es el codo?

      El codo es una articulación de tipo bisagra formada por la unión del húmero, el cúbito y el radio. Los movimientos propios de la articulación son la flexión y la extensión. La flexión es el movimiento de dirección anterior, desde la posición 0 con el codo estirado completamente, hasta la posición de ángulo máximo, aproximadamente 145º. Por el contrario la extensión es el movimiento de dirección posterior, desde la posición de ángulo máximo hasta la posición de codo completamente estirado. La supinación (palma de la mano mira hacia delante) y pronación (palma de la mano mira hacia atrás) son movimientos de rotación del antebrazo; ambas tienen 90º de angulación máxima. 

      radiografía codo

      A la articulación del codo llegan músculos procedentes del antebrazo y del brazo (bíceps, tríceps…), pero se van a describir únicamente los del antebrazo porque son los relacionados directamente con las lesiones del post que nos ocupa. 

      Zona posterior: músculos extensores y supinadores del antebrazo.

        • Extensores superficiales. Formado por 7 músculos: supinador largo, primer radial, segundo radial, extensor de los dedos, extensor del meñique, cubital posterior y ancóneo. 
        • Extensores profundos. Formado por 5 músculos: supinador corto, abductor del pulgar, extensor corto del pulgar, extensor largo del pulgar y extensor del índice.

      Zona anterior: músculos flexores y pronadores del antebrazo.

          • Flexores superficiales: pronador redondo, palmar mayor, palmar menor, cubital anterior y flexor superficial de los dedos.
          • Flexores profundos: flexor profundo de los dedos, flexor largo del pulgar y pronador cuadrado. 

      Para entender mejor las lesiones que hoy se van a desglosar se tiene que conocer mejor la anatomía húmero. En su lado medial tiene una protuberancia ósea llamada epitróclea y en su lado lateral otra llamada epicóndilo. En el epicóndilo se van a insertar tendones extensores del antebrazo, de ahí el nombre de epicondilalgía o de forma coloquial codo de tenista. Por el contrario en la epitróclea llegarán los tendones flexores y se hablará de epitrocleitis o codo de golfista. 

      ¿Qué lesión tengo en el codo?

      Cuando un paciente llega a consulta con dolor de codo se debe realizar una valoración de fisioterapia para concretar al máximo el tipo de lesión. En el caso de las afectaciones de tendón en el codo se debe escuchar toda la sintomatología que cuenta el paciente y después realizar los test diagnósticos oportunos. 

      Para saber si existe afectación en la cara externa del codo (epicóndilo) se utiliza la prueba de Thomson, también conocida como el signo del golfista, y la prueba de la silla. En el caso de obtener resultados positivos en la prueba de extensión sobre el antebrazo o el signo del codo de golfista la patología se situaría en la cara interna (epitróclea).

      brazo

      Tendinopatía en epicóndilo

      ¿Qué es?

      De forma coloquial esta lesión se le conoce como codo del tenista, ya que el movimiento de este deporte es el mecanismo que produce la lesión; también hay muchas publicaciones en las que se puede llamar epicondilitis pero es una forma muy imprecisa. La nomenclatura que se va a utilizar es tendinopatía de la musculatura del epicóndilo. Se define como una afectación dolorosa de la parte externa del codo que ocurre cuando los tendones que realizan la extensión de la muñeca se sobrecargan, éstos se inflaman por movimientos repetitivos de extensión de la muñeca y el brazo. Esta patología cursa con dolor al movimiento y en periodos agudos va a imposibilitarlo. Los músculos que se afectan principalmente son ambos supinadores, extensor común de los dedos, primer radial y segundo radial.

      ¿Cómo se trata?

      Los objetivos del tratamiento en orden cronológico van a ser disminuir la inflamación de los tendones y aliviar el dolor, devolver la flexibilidad y por último recuperar la fuerza. En las tendinopatías se debe limitar al máximo el movimiento lesional, o cesarlo algún tiempo en caso del deporte o si es por una mala postura modificarla a la correcta. Una vez modificado el gesto de lesión se debe bajar la inflamación, a nivel médico el uso de aines ya sea a nivel oral o tópico, además del uso de la crioterapia. Simultáneo se comienza el tratamiento de fisioterapia con electroterapia (corrientes analgésicas, iontoforesis…), técnicas miofasciales, masaje tipo cyriax sobre el tendón y terapia manual sobre toda la musculatura, estiramientos, punción seca, ejercicio terapéutico y como hemos visto en otras patologías el uso del vendaje para mantener los beneficios entre sesiones.

      ¿Cómo hacer un vendaje neuromuscular?

      Paciente en supino con el brazo extendido y relajado.

        • Se fija la primera tira en I en la zona de la estiloides radial con estiramiento 0%. Se realiza una extensión de codo, pronación del antebrazo y flexión palmar de muñeca y dedos, a partir de ahí se coloca toda la tira a tensión del 10% siguiendo el recorrido de la musculatura supinadora. El anclaje a tensión 0% en la zona del epicóndilo.
        • La segunda tira es para abrir espacio en la zona del epicóndilo. Se parte de una posición de extensión de codo y pronación del antebrazo. Se coloca la tira sobre la zona de dolor máximo, en la mayoría de los casos coincidirá con epicóndilo, a estiramiento 50%, ambos anclajes al 0%. Esta segunda tira es similar al uso de una codera para la tendinopatía de codo.

      Tendinopatía en epitróclea 

      ¿Qué es?

      De forma coloquial esta lesión se le conoce como codo del golfista, ya que el movimiento de este deporte es el mecanismo que produce la lesión; también hay muchas publicaciones en las que se puede llamar epitrocleitis pero es una forma muy imprecisa y epicondilitis medial que es una descripción incorrecta. La nomenclatura que se va a utilizar es tendinopatía de la musculatura de la epitróclea y se define una afectación dolorosa de la parte interna del codo que ocurre cuando los tendones que realizan la flexión de la muñeca se sobrecargan, éstos se inflaman por movimientos repetitivos de flexión de la muñeca y el brazo. Los músculos que se afectan principalmente son el pronador redondo, palmar mayor, flexor común superficial de los dedos y cubital anterior. 

      Cómo se trata?

      Los objetivos y el tratamiento en el caso de la epitróclea es idéntico al epicóndilo pero centrado en la musculatura contraria. Bajar la inflamación, recuperar elasticidad y devolver función mediante todas las técnicas antes citadas. 

      ¿Cómo hacer un vendaje neuromuscular?

      Paciente en supino con el brazo relajado mostrando la cara anterior del mismo.

        • Técnica en Y. Se fija el anclaje al 0% de estiramiento en la estiloides radial. Se realiza extensión del codo, supinación del antebrazo y flexión dorsal de muñeca y dedos. Con una tensión del 10% se coloca ambos brazos de la Y rodeando la musculatura pronadora en dirección a la epitróclea. Se fija sin estiramiento con el brazo relajado. Este vendaje se puede realizar también con una tira en I, como se puede observar en el siguiente vídeo.
        • Técnica en I. Se parte de la posición anterior (extensión de codo, supinación del antebrazo y flexión dorsal de muñeca y dedos) y se coloca la tira al 50% de estiramientos sobre la epitroclea, realizando un semicírculo. Se fijan las anclas en posición neutra y sin tensión.

      Una vez se llega a este punto se ha mencionado la musculatura que forma el antebrazo y realizado un breve recordatorio anatómico de la parte ósea del codo; nombrado los tests musculares para evaluar las lesiones, y explicado que ocurre en las lesiones, las pautas de tratamiento y el vendaje indicado para cada tipo. Después de todo ello solo queda concluir que para obtener un resultado satisfactorio en la patología del paciente hay que recordar todos estos pasos y así se conseguirá un tratamiento óptimo.

      Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

       

      Como citar este blog:

      • Calvo Izquierdo. BLOG: tendinopatías más frecuentes en el codo [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2023. Disponible en: https://calvoizquierdo.es/blog-tendinopatías-más-frecuentes-en-el-codo/

      Bibliografia:

      • Kase, J. Wallis, T. Kase (2003) Clinical therapeutic applications of the kinesio taping method, 2nd edition
      • Dr. Kenzo Kase, (2003) Ilustrated Kinesio Taping, 4th edition.
      • Kirby, AK. (2012) Biomecánica del pie y la extremidad inferior. Axon. 1ª edición. 
      • Bové, A. (2000) El vendaje funcional . Harcourt. 3ª edición.
      • Selva, F. (2015) Vendaje Neuromuscular Manual de aplicaciones prácticas. Physi-Rehab-Kineterapy-Eivissa. 2ª edición. 
      • Buckup, K. Buckuo, J. (2012) Pruebas clínicas para patología ósea, articular y muscular: exploraciones, signos y síntomas. Elsevier Masson. 5ª edición.
      • Sijmonsma, J. (2007) Taping Neuro Muscular. Aneid Press, 1ª edición española.
      • Kendall’s (2007) Músculos, pruebas funcionales postura y dolor. Marbán. 5ª edición.