Síndrome del túnel del carpo

Síndrome del túnel del carpo

Hasta el momento se ha escrito del uso del vendaje neuromuscular en el tratamiento de numerosas patologías musculoesqueléticas pero solo se había tratado el nervio con el neuroma de Morton. En este post se va explicar otra patología relacionado con el nervio, el síndrome del túnel del carpo. Antes de comenzar con la lesión propiamente se va a realizar un pequeño recuerdo anatómico sobre está zona de la muñeca tan afectada.  

¿Qué es el túnel de carpo?

El túnel del carpo se describe como el espacio en forma de canal ubicado en la cara anterior de la muñeca por el que transcurren parte de la musculatura flexora (flexor superficial de los dedos y flexor profundo, con sus cuatro tendones cada uno, y el flexor largo del pulgar) y el nervio mediano. A nivel óseo en la parte proximal lo delimitan los huesos pisiforme, semilunar, piramidal y escafoides; en la parte distal el trapecio, trapezoide, grande y ganchoso; en general se puede decir que el túnel lo forman los huesos de la muñeca y el ligamento anular del carpo. 

¿Qué es y qué síntomas causa el síndrome del túnel del carpo?

Este síndrome se describe como una enfermedad que produce daño en el nervio mediano. El daño es causado por un aumento de la presión en el canal.

Los síntomas más generales son el dolor de muñeca y antebrazo junto con los calambres y hormigueos en dedos, concretamente en los dedos índice, anular y corazón. Éstos síntomas suelen aparecer sin lesión aparente, los pacientes no recuerdan un momento en que se haya hecho daño, y aparecen y desaparecen. Son más habituales en reposo, al dormir o cuando se mantiene un objeto en el tiempo (por ejemplo usar el móvil, leer un libro). Según la lesión va incrementándose puede sentir torpeza y debilidad en la mano, pérdida de percepción, se caen los objetos a causa de la debilidad, entumecimiento, dolor que sube al antebrazo y hombro.

¿Qué grados tiene el síndrome del túnel del carpo?

Como la mayoría de las patología se divide en tres grados. El grado leve va a tener muy buenos resultados con el tratamiento conservador y el vendaje que se propone más adelante ya que solo existe pérdida de mielina manteniendo la conductividad nerviosa. En el grado dos tanto el axón como la vaina de mielina sufren desgarro perjudicando más la conductividad, la mayoría de estos casos  acaban en ascenso a un grado 3 y se convierten en quirúrgicos, pero algunos consiguen mejorar con el tratamiento conservador más amplio en el tiempo. El último grado, el grado 3 se origina un desgarre de los envoltorios conectivos del nervio mediano, por lo que la regeneración es muy difícil, se corre el riesgo de perder la movilidad de la mano por completo. 

¿Qué lo ocasiona?

Las causas que pueden originar esta patología son variadas:

  • Actividades repetitivas que impliquen la inflamación de los tendones que transcurren por el túnel (por ejemplo profesiones como peluqueras, electricistas). 
  • Actividades que generen traumatismos locales (uso regular y repetitivo de herramientas de mano vibrátiles).
  • Enfermedades inflamatorias (ganglios en la muñeca).
  • Enfermedades degenerativas (artrosis reduce el espacio).
  • Enfermedades endocrinas como hipotiroidismo.
  • Enfermedades reumáticas como la artritis reumatoide.
  • Algunos tipos de tumores. 
  • Tratamiento esteroides o estrogénico.
  • Embarazo y lactancia.

¿Cómo se diagnostica el síndrome del túnel del carpo?

Una vez se conocen las causas es más sencillo realizar el diagnóstico. Éste comienza mediante una anamnesis detallada de los síntomas del paciente. Tras ello se realizan los test de Tinel y Phalen, además del test neurodinámico del miembro superior ULNT1 para el nervio mediano. Si a nivel médico se necesita corroborar la patología de la que se sospecha se utilizarán pruebas diagnósticas, la ecografía para ver el estado del túnel y la electromiografía para el nervio.  

¿Cómo se trata el síndrome del túnel del carpo?

Con el tratamiento de fisioterapia se busca disminuir la inflamación de las estructuras que están bajando el diámetro del túnel, conseguir la movilidad necesaria para el nervio mediano y normalizar el tono muscular. Para conseguir este objetivo el fisioterapeuta tiene que trabajar en conjunto con su paciente aportándole una explicación de lo que ocurre en su muñeca, utilizar las técnicas manuales necesarias, aplicar el vendaje adecuado y explicar los ejercicios de movilización neural, que se realizaran de forma inicial en consulta y después como autotratamiento en casa.

El tratamiento médico en las fases iniciales es complementario al tratamiento de fisioterapia y se basa en medicamentos antinflamatorios, medidas de reposo de la actividad (férulas) e infiltraciones de corticoides para disminuir la inflamación. En grado 2 que se complica y grado 3 el tratamiento será quirúrgico, ya sea por cirugía abierta o endoscopia. 

¿Cómo podemos ayudar con vendaje neuromuscular?

Se va a realizar un vendaje neuromuscular con vendas de grosor 5 centímetros, y se utilizarán dos tiras según se puede observar en la siguiente explicación y vídeo:

1º Tira en X: Se prepara un tira en X, con longitudes diferentes en sus extremos, la anclas que van hacia la mano serán de unos 5-7 cm, un cuerpo central de unos 5-7 y el resto dividido hasta llegar a la epitróclea. Se fija la zona central sin tensión por encima de la zona de flexión de la muñeca, ambos anclajes van a la eminencia tenar e hipotenar a estiramiento 0%. La parte activa de la venda se dirige hacia la epitróclea con un estiramiento del 10% rodeando los vientres musculares de los flexores. Previamente se coloca extensión de codo, supinación del antebrazo y flexión dorsal de muñeca y dedos. Por último se ancla en posición neutra y sin estiramiento.

2º Tira en I para aumentar espacio. Se fija la parte central de la tira sobre la zona del túnel del carpo con un estiramiento del 50%. Ambos anclajes al 0% formando un semicírculo por la muñeca. Se puede reforzar con técnica en estrella bajando la tensión de las 3 tiras al 25%.

El síndrome del túnel del carpo es una lesión muy incómoda ya que afecta a la mano, principalmente a la dominante, y que va a limitar actividades que realice el paciente o va a dificultar su tiempo de reposo con síntomas. Por todo ello será de ayudar intentar seguir las indicaciones que se han ido dando en este blog para disminuir los síntomas al máximo y conseguir una mejora calidad de vida. 

Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

Como citar este blog:

  • Calvo Izquierdo. BLOG: síndrome del túnel del carpo [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2023. Disponible en: https://calvoizquierdo.es/blog-síndrome-del-tunel-del-carpo/

Bibliografia:

  • López Cubas, C. (2016) Neurodinámica en la práctica clínica. Zérapi. 1ª edición.
  • Kase, J. Wallis, T. Kase (2003) Clinical therapeutic applications of the kinesio taping method, 2nd edition.
  • Dr. Kenzo Kase, (2003) Ilustrated Kinesio Taping, 4th edition.
  • Kirby, AK. (2012) Biomecánica del pie y la extremidad inferior. Axon. 1ª edición. 
  • Bové, A. (2000) El vendaje funcional . Harcourt. 3ª edición.
  • Selva, F. (2015) Vendaje Neuromuscular Manual de aplicaciones prácticas. Physi-Rehab-Kineterapy-Eivissa. 2ª edición. 
  • Buckup, K. Buckuo, J. (2012) Pruebas clínicas para patología ósea, articular y muscular: exploraciones, signos y síntomas. Elsevier Masson. 5ª edición.
  • Sijmonsma, J. (2007) Taping Neuro Muscular. Aneid Press, 1ª edición española.
  • Kendall’s (2007) Músculos, pruebas funcionales postura y dolor. Marbán. 5ª edición.  
El vendaje funcional

El vendaje funcional

El vendaje se lleva utilizando en traumatología y ortopedia desde hace siglos, ya parecen registros de su uso en griegos y egipcios. Pero los inicios del vendaje funcional como tal, el que ya permite movilidad y no busca solo la inmovilización aparece en los años 30 en jugadores de baloncesto americano. Éstos comenzaron a aparecer en partidos con vendas en articulaciones que conseguían recortar los tiempos de recuperación. Por los años 70 llega a Europa y se crea la nomenclatura de vendaje funcional. En España cuesta una década más aproximadamente extender su uso. Fue tras los juegos olímpicos de los Ángeles (1984) cuando el español Toni Bové comienza con diferentes estudios y posteriormente publica un libro y de esta forma se da a conocer el producto en el país. 

¿Qué es el vendaje funcional?

El vendaje funcional es una técnica de inmovilización parcial. Esta técnica pretende limitar selectiva y mecánicamente la movilidad de una articulación en el sentido del movimiento que afecta a las estructuras lesionadas que provocan la sintomatología, es decir, busca limitar el gesto que ha provocado el dolor. Este objetivo es una de las mayores diferencias con respecto al vendaje neuromuscular.

Sus principales características son que proporciona soporte y estabilidad, minimiza el dolor y disminuye la inflamación además de proteger a las estructuras que han sido lesionadas. Se utiliza en lesiones musculares, ligamentosas y tendinosas. Se aplica sobre tejidos blandos y articulaciones. 

Las recomendaciones a tener en cuenta a la hora de realizar un vendaje deben ser evitar los pliegues en general. De forma más concreta, evitar las arrugas en la planta del pie (cada apoyo sería un estímulo inadecuado); además, de evitar compresiones en zona sensibles (metatarsianos en general, pero más en el quinto, tendón de Aquiles y hueco poplíteo). Un vendaje debe cumplir la función con la que se aplica, tener una correcta tensión y sujeción. Pero también permitir al paciente comodidad, evitando que las funciones musculares no estén comprometidas y que no esté demasiado fuerte para afectar a la circulación. 

Las propiedades principales sin acción mecánica, extereoceptiva, propioceptiva y psicológica. 

¿Qué materiales se usan?

Los materiales más utilizados para la realización de vendajes funcionales se van a enumerar a continuación. Se pueden usar de forma aislada pero se observará que en la mayoría de los casos hay una combinación de varios. 

tape

Tape: vendaje inelástico adhesivo compuesto de algodón y adhesivo con óxido de zinc o termofusible transparente. Indicado para la contención y limitación de movimiento, fácil y cómodo de usar. La medida están es de 3,75cm x 10 metros, aunque existen tamaños más estrechos y anchos adecuados según la zona a la que se quieran adherir.

Venda elástica adhesiva: venda compuesta del 100% de algodón con adhesivo libre de látex. Indicada para adaptarse a cualquier parte del cuerpo, permitiendo una inmovilización parcial de la zona deseada; transpirable, esterilizable y con buena permeabilidad. 

venda cohesiva

Venda cohesiva: vendaje elástica que gracias a su cohesividad se adhiere sobre sí misma y no sobre la piel o la ropa. Tiene una elasticidad entre el 70 y el 100%. Indicada para adaptarse a cualquier parte del cuerpo, antideslizante, transpirable y esterilizable por medio de vapor. 

Pretape: es una venda de acolchado con el objetivo de proteger la piel antes de los vendajes funcionales; está compuesta por espuma de poliuretano de ligero espesor, es libre de látex y transpirable. En ocasiones no se quiere aplicar pretape y se necesita fijar directamente a la piel se aplica un spray adhesivo previamente.

Otros: tijeras, placas foam para protección de rebordes óseos, líquido para limpiar la piel antes o tras retirar el vendaje, máquina para rasurar pelo, cortavendajes…

¿Tipos de técnicas?

Los vendajes funcionales se clasifican en tres técnicas: contención, inmovilización y combinada entre ambas. Para la elección de una u otra se siguen los conocimientos del profesional sanitario sobre anatomía y biomécanica para obtener la mejoría del paciente respecto a su lesión. Siempre teniendo en cuenta que se quiere limitar el movimiento que provoca el dolor y el resto sean libres. 

  1. Contención: se la conoce también como técnica blanca. Es la técnica qué limita el movimiento que produce dolor. Se realiza con venda elástica adhesiva y/o cohesiva. Suele utilizarse a nivel terapéutico. 
  2. Inmovilización: se la conoce como técnica dura, se utilizan materiales ineslásticos, como el tape. Es la técnica que anula el movimiento que provoca el dolor. Es más utilizada en deporte y tiene una duración de un único acto, se coloca previo a la práctica y se retira al finalizar. También tiene uso terapéutico y preventivo. 
  3. Combinada: se basa en la combinación de las dos anteriores. Se realizan la aplicaciones con vendas elásticas y se refuerza con tape. Tiene usos en los tres ámbitos: preventivo, terapéutico y deportivo. 

 

¿Qué indicaciones tiene el vendaje funcional? 

Su uso se encuentra dentro de las especialidades de traumatología, fisioterapia, terapia ocupacional y enfermería. A continuación, se enumeran una serie de patologías en las que va a ser útil su uso.

  • Distensiones y esguinces
  • Laxitud ligamentosa (prevención)
  • Distensiones y elongaciones musculares (también en algunos casos de roturas de fibras musculares)
  • Lesiones cápsulo-ligamentosas.
  • Lesiones neurológicas. 
  • Descarga de lesiones: tendinopatías, fascitis. 
  • Tras inmovilización por fractura (para comenzar rehabilitación)
  • Fisuras de costillas, esguinces/neuralgías intercostales.
  • Fisuras de metatarsianos o metacarpianos 
  • Corrección de lesiones que presentan deformidades (pie equino…)
  • Ortopedia

¿Qué contraindicaciones tiene el vendaje funcional?

Las contraindicaciones del vendaje neuromuscular van a ser una combinación de prohibiciones que se encuentran en otro tipo de vendaje (como las alergias…) y propias de este tipo. Estas son: 

  • Alergias al material de vendaje
  • Estados de hipersensibilidad y enfermedades de la piel 
  • Problemas circulatorios: varices, flebitis…
  • Transtornos sensitivos importantes 
  • Heridas
  • Edemas
  • Fracturas
  • Roturas tendinosas, ligamentosas o musculares
vendaje funcional

En el post de hoy se quiere dar una información general sobre que es, como se usa y en que momentos se puede utilizar o no el vendaje funcional. Se quiere iniciar el tema con una base más teórica para en un futuro realizar aplicaciones más concretas y aprender a dominar este tipo de técnica. El vendaje funcional es una herramienta muy útil en la recuperación de lesiones desde hace décadas; principalmente su uso aparece en el deporte, pero también en multitud de lesiones dentro del mundo laboral y clínico. 

Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

Como citar este blog:

  • Calvo Izquierdo. BLOG: el vendaje funcional [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2023. Disponible en: https://calvoizquierdo.es/blog-patologías-el-vendaje-funcional/

Bibliografia:

  • Bové, A. (2000) El vendaje funcional . Harcourt. 3ª edición.
  • Schur, A. (2008) Guia de bolsillo. Vendajes funcionales en el deporte. Taping. Guías médicas. 
  • Roces, JA. Mendiolagoitia, A. (2009) Manual de bolsillo de bata sobre vendajes funcionales. KRK ediciones.
  • Zimaglia, C. (2018) Vendaje funcional en traumatología ortopédica y deportiva. Edi-ermes. Ergan.

Tendinopatías más frecuentes en el codo

Tendinopatías más frecuentes en el codo

En esta publicación se comienza con las lesiones del miembro superior, concretamente del codo. Las lesiones que cursan con dolor en el codo son las distensiones, fracturas, bursitis, artritis etc. En el post de hoy se quiere concretar en las lesiones de partes blandas, y concretamente en las de tendón. Las más frecuentes en el codo y que muchas personas van a padecer en algún momento de su vida, ya que se originan por movimiento repetitivo, son la afectación del tendón en epicóndilo o en epitróclea. 

¿Cómo es el codo?

El codo es una articulación de tipo bisagra formada por la unión del húmero, el cúbito y el radio. Los movimientos propios de la articulación son la flexión y la extensión. La flexión es el movimiento de dirección anterior, desde la posición 0 con el codo estirado completamente, hasta la posición de ángulo máximo, aproximadamente 145º. Por el contrario la extensión es el movimiento de dirección posterior, desde la posición de ángulo máximo hasta la posición de codo completamente estirado. La supinación (palma de la mano mira hacia delante) y pronación (palma de la mano mira hacia atrás) son movimientos de rotación del antebrazo; ambas tienen 90º de angulación máxima. 

radiografía codo

A la articulación del codo llegan músculos procedentes del antebrazo y del brazo (bíceps, tríceps…), pero se van a describir únicamente los del antebrazo porque son los relacionados directamente con las lesiones del post que nos ocupa. 

Zona posterior: músculos extensores y supinadores del antebrazo.

    • Extensores superficiales. Formado por 7 músculos: supinador largo, primer radial, segundo radial, extensor de los dedos, extensor del meñique, cubital posterior y ancóneo. 
    • Extensores profundos. Formado por 5 músculos: supinador corto, abductor del pulgar, extensor corto del pulgar, extensor largo del pulgar y extensor del índice.

Zona anterior: músculos flexores y pronadores del antebrazo.

      • Flexores superficiales: pronador redondo, palmar mayor, palmar menor, cubital anterior y flexor superficial de los dedos.
      • Flexores profundos: flexor profundo de los dedos, flexor largo del pulgar y pronador cuadrado. 

Para entender mejor las lesiones que hoy se van a desglosar se tiene que conocer mejor la anatomía húmero. En su lado medial tiene una protuberancia ósea llamada epitróclea y en su lado lateral otra llamada epicóndilo. En el epicóndilo se van a insertar tendones extensores del antebrazo, de ahí el nombre de epicondilalgía o de forma coloquial codo de tenista. Por el contrario en la epitróclea llegarán los tendones flexores y se hablará de epitrocleitis o codo de golfista. 

¿Qué lesión tengo en el codo?

Cuando un paciente llega a consulta con dolor de codo se debe realizar una valoración de fisioterapia para concretar al máximo el tipo de lesión. En el caso de las afectaciones de tendón en el codo se debe escuchar toda la sintomatología que cuenta el paciente y después realizar los test diagnósticos oportunos. 

Para saber si existe afectación en la cara externa del codo (epicóndilo) se utiliza la prueba de Thomson, también conocida como el signo del golfista, y la prueba de la silla. En el caso de obtener resultados positivos en la prueba de extensión sobre el antebrazo o el signo del codo de golfista la patología se situaría en la cara interna (epitróclea).

brazo

Tendinopatía en epicóndilo

¿Qué es?

De forma coloquial esta lesión se le conoce como codo del tenista, ya que el movimiento de este deporte es el mecanismo que produce la lesión; también hay muchas publicaciones en las que se puede llamar epicondilitis pero es una forma muy imprecisa. La nomenclatura que se va a utilizar es tendinopatía de la musculatura del epicóndilo. Se define como una afectación dolorosa de la parte externa del codo que ocurre cuando los tendones que realizan la extensión de la muñeca se sobrecargan, éstos se inflaman por movimientos repetitivos de extensión de la muñeca y el brazo. Esta patología cursa con dolor al movimiento y en periodos agudos va a imposibilitarlo. Los músculos que se afectan principalmente son ambos supinadores, extensor común de los dedos, primer radial y segundo radial.

¿Cómo se trata?

Los objetivos del tratamiento en orden cronológico van a ser disminuir la inflamación de los tendones y aliviar el dolor, devolver la flexibilidad y por último recuperar la fuerza. En las tendinopatías se debe limitar al máximo el movimiento lesional, o cesarlo algún tiempo en caso del deporte o si es por una mala postura modificarla a la correcta. Una vez modificado el gesto de lesión se debe bajar la inflamación, a nivel médico el uso de aines ya sea a nivel oral o tópico, además del uso de la crioterapia. Simultáneo se comienza el tratamiento de fisioterapia con electroterapia (corrientes analgésicas, iontoforesis…), técnicas miofasciales, masaje tipo cyriax sobre el tendón y terapia manual sobre toda la musculatura, estiramientos, punción seca, ejercicio terapéutico y como hemos visto en otras patologías el uso del vendaje para mantener los beneficios entre sesiones.

¿Cómo hacer un vendaje neuromuscular?

Paciente en supino con el brazo extendido y relajado.

    • Se fija la primera tira en I en la zona de la estiloides radial con estiramiento 0%. Se realiza una extensión de codo, pronación del antebrazo y flexión palmar de muñeca y dedos, a partir de ahí se coloca toda la tira a tensión del 10% siguiendo el recorrido de la musculatura supinadora. El anclaje a tensión 0% en la zona del epicóndilo.
    • La segunda tira es para abrir espacio en la zona del epicóndilo. Se parte de una posición de extensión de codo y pronación del antebrazo. Se coloca la tira sobre la zona de dolor máximo, en la mayoría de los casos coincidirá con epicóndilo, a estiramiento 50%, ambos anclajes al 0%. Esta segunda tira es similar al uso de una codera para la tendinopatía de codo.

Tendinopatía en epitróclea 

¿Qué es?

De forma coloquial esta lesión se le conoce como codo del golfista, ya que el movimiento de este deporte es el mecanismo que produce la lesión; también hay muchas publicaciones en las que se puede llamar epitrocleitis pero es una forma muy imprecisa y epicondilitis medial que es una descripción incorrecta. La nomenclatura que se va a utilizar es tendinopatía de la musculatura de la epitróclea y se define una afectación dolorosa de la parte interna del codo que ocurre cuando los tendones que realizan la flexión de la muñeca se sobrecargan, éstos se inflaman por movimientos repetitivos de flexión de la muñeca y el brazo. Los músculos que se afectan principalmente son el pronador redondo, palmar mayor, flexor común superficial de los dedos y cubital anterior. 

Cómo se trata?

Los objetivos y el tratamiento en el caso de la epitróclea es idéntico al epicóndilo pero centrado en la musculatura contraria. Bajar la inflamación, recuperar elasticidad y devolver función mediante todas las técnicas antes citadas. 

¿Cómo hacer un vendaje neuromuscular?

Paciente en supino con el brazo relajado mostrando la cara anterior del mismo.

    • Técnica en Y. Se fija el anclaje al 0% de estiramiento en la estiloides radial. Se realiza extensión del codo, supinación del antebrazo y flexión dorsal de muñeca y dedos. Con una tensión del 10% se coloca ambos brazos de la Y rodeando la musculatura pronadora en dirección a la epitróclea. Se fija sin estiramiento con el brazo relajado. Este vendaje se puede realizar también con una tira en I, como se puede observar en el siguiente vídeo.
    • Técnica en I. Se parte de la posición anterior (extensión de codo, supinación del antebrazo y flexión dorsal de muñeca y dedos) y se coloca la tira al 50% de estiramientos sobre la epitroclea, realizando un semicírculo. Se fijan las anclas en posición neutra y sin tensión.

Una vez se llega a este punto se ha mencionado la musculatura que forma el antebrazo y realizado un breve recordatorio anatómico de la parte ósea del codo; nombrado los tests musculares para evaluar las lesiones, y explicado que ocurre en las lesiones, las pautas de tratamiento y el vendaje indicado para cada tipo. Después de todo ello solo queda concluir que para obtener un resultado satisfactorio en la patología del paciente hay que recordar todos estos pasos y así se conseguirá un tratamiento óptimo.

Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

 

Como citar este blog:

  • Calvo Izquierdo. BLOG: tendinopatías más frecuentes en el codo [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2023. Disponible en: https://calvoizquierdo.es/blog-tendinopatías-más-frecuentes-en-el-codo/

Bibliografia:

  • Kase, J. Wallis, T. Kase (2003) Clinical therapeutic applications of the kinesio taping method, 2nd edition
  • Dr. Kenzo Kase, (2003) Ilustrated Kinesio Taping, 4th edition.
  • Kirby, AK. (2012) Biomecánica del pie y la extremidad inferior. Axon. 1ª edición. 
  • Bové, A. (2000) El vendaje funcional . Harcourt. 3ª edición.
  • Selva, F. (2015) Vendaje Neuromuscular Manual de aplicaciones prácticas. Physi-Rehab-Kineterapy-Eivissa. 2ª edición. 
  • Buckup, K. Buckuo, J. (2012) Pruebas clínicas para patología ósea, articular y muscular: exploraciones, signos y síntomas. Elsevier Masson. 5ª edición.
  • Sijmonsma, J. (2007) Taping Neuro Muscular. Aneid Press, 1ª edición española.
  • Kendall’s (2007) Músculos, pruebas funcionales postura y dolor. Marbán. 5ª edición.  
Neuroma de Morton y metatarsalgia

Neuroma de Morton y metatarsalgia

En la última entrada se habló de la lesión del pie por excelencia, el esguince de tobillo. En esta ocasión la lesión es menos conocida y frecuente pero igual de molesta o más, se trata del neuroma de Morton. ¿Lo conoces?, ¿Lo has sufrido? Pues se van a proporcionar algunas pautas para mejorar su sintomatología.

¿Qué es el neuroma de Morton?

También se conoce como neuroma interdigital o neuroma plantar, se define como una degeneración del nervio digital plantar acompañada de fibrosis, es decir, un engrosamiento del tejido alrededor de uno de los nervios de los dedos del pie causado por una presión continuada del nervio que proporciona sensibilidad. Su localización más frecuente es entre los metatarsianos 3 y 4. En la mayoría de las ocasiones va asociado a una metatarsalgia, va a cursar con dolor e inflamación en la planta del pie, concretamente en la zona del metatarso.

dolor de pie

¿Qué síntomas causa el neuroma?

El síntoma principal es el dolor brusco que aparece entre los dedos del pie. Frecuentemente entre el tercer y cuarto dedo, pero también puede aparecer en los otros espacios interdigitales a excepción del primero. 

Otros síntomas son:

  • Sensación de quemazón, ardor o corriente eléctrica. 
  • Picor, hormigueo o entumecimiento de los dedos.
  • Efecto de estar pisando una piedra pequeña o tener una arruga en el calcetín.
  • Pérdida de la sensibilidad de los dedos.

¿Por qué aparece?

Los factores de riesgo más habituales para la aparición de esta patología son el uso de tacones altos (se crea una presión extra en los dedos del pie), algunos deportes (deportes de impacto repetitivo como correr o actividades en las que el calzado en muy rígido como el esquí), traumatismos directos en la planta del pie (pisar una piedra de forma brusca) y las deformidades el pie (pie cavo, juanetes…).

¿Que tratamiento tiene el neuroma de Morton?

Dentro del tratamiento conservador se encuentra la modificación del calzado (utilizar calzado de horma ancha y sin tacón), la aplicación de hielo y el uso de la fisioterapia para disminuir la inflamación de la zona. Además del trabajo manual en clínica se recomienda el uso de vendajes con el objetivo de que la mejora perdure en los días. 

Una duda que surge habitualmente es el tiempo de tratamiento, en este caso se pide el uso de la calzadoterapia durante 3 semanas, asociado a 3-4 sesiones de fisioterapia y la aplicación del hielo en casa, además del vendaje que se explica a continuación. Si con ello es suficiente y los síntomas cesan no sería necesario más tratamiento, si los síntomas disminuyen o la lesión reaparece de forma intensa hay que realizar un estudio biomecánico de la pisada y valorar el uso de soportes plantares. 

¿Qué vendaje neuromuscular se utiliza en el neuroma de Morton?

El vendaje neuromuscular indicado durante el tratamiento de fisioterapia se divide en dos partes, una primera para tratar el dolor localizado del propio neuroma, entre los dedos 3 y 4 en este caso, y una segunda parte enfocada a aliviar el dolor de todo el metatarso, que aparece asociado por el mal apoyo del pie. A continuación se puede ver el video y se describe la aplicación. 

Vendaje neuromuscular de los dedos. Paciente en supino con la pierna extendida y el pie en flexión dorsal de 90º. Se corta la venda neuromuscular en tiras en I de 2 cm de grosor y 10 cm de largo. 

  • Se coloca el anclaje en la base del 2º metatarsiano y cruza en forma de corbata hasta la base del 4ª donde se ancla. Ambos anclajes a tensión 0% y el cruce a un estiramiento del 50% para conseguir corrección articular.
  • Se repite la misma aplicación pero para el siguiente dedo, se ancla en el 3º y 5º.

Si fuese necesario realizar el vendaje en más dedos se continuará con el mismo patrón. Esto será necesario si existe dolor en toda la zona de apoyo del pie, si está localizado en el neuroma será suficiente con los dos dedos. 

2º Vendaje neuromuscular para metatarsalgia.

  • Paciente en supino con la pierna extendida y el pie en flexión dorsal de 90º. Se coloca la primera tira en la zona del metatarso a tensión de entre el 25% y 50% aproximadamente (objetivo abrir espacio).
  • La siguiente tira se coloca de forma diagonal a la primera, para formar la estrella, manteniendo la misma tensión.
  • La última tira misma aplicación pero a la diagonal contraria. En las tres se mantiene la tensión de los anclajes al 0% de estiramiento. 

Este tipo de vendajes provocan en el paciente una corrección mecánica de las articulaciones, es decir, una descarga de las mismas. Por ello, una disminución importante del dolor. Teniendo en cuenta que es una patología muy molesta ya que el pie está siempre en carga y no cesa de crear irritación, el paciente va a tener una sensación de confort muy agradable al utilizar la técnica. Siendo consciente de estas indicaciones solo falta comprobar si los síntomas cesan o se mantienen para concluir si el tratamiento ha finalizado o se deriva al paciente con el podólogo/a con el fin de realizar una plantilla que mantenga en el tiempo las correcciones que se consiguen con el vendaje. 

Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

Como citar este blog:

  • Calvo Izquierdo. BLOG: neuroma de Morton y metatarsalgia [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2023. Disponible en: https://calvoizquierdo.es/blog-neuroma-de-morton-y-metatarsalgia/

Bibliografia:

  • Kase, J. Wallis, T. Kase (2003) Clinical therapeutic applications of the kinesio taping method, 2nd edition
  • Dr. Kenzo Kase, (2003) Ilustrated Kinesio Taping, 4th edition.
  • Chao YW, et al. (2016). Kinesio taping and manual pressure release: Short-term effects in subjects with myofasical trigger point.
  • Kirby, AK. (2012) Biomecánica del pie y la extremidad inferior. Axon. 1ª edición. 
  • Bové, A. (2000) El vendaje funcional . Harcourt. 3ª edición.
  • Selva, F. (2015) Vendaje Neuromuscular Manual de aplicaciones prácticas. Physi-Rehab-Kineterapy-Eivissa. 2ª edición. 
  • Sijmonsma, J. (2007) Taping Neuro Muscular. Aneid Press, 1ª edición española.
  • Kendall’s (2007) Músculos, pruebas funcionales postura y dolor. Marbán. 5ª edición.  
La articulación acromioclavicular

La articulación acromioclavicular

Continuando con el hombro, una de las articulaciones que más problema va a ocasionar es la acromioclavicular. Las lesiones de esta articulación son frecuentes, sobre todo entre la población de edad joven y deportista. Un estudio de 2015 de la unidad del miembro superior del hospital MAZ de Zaragoza muestra que el 12% del total de las lesiones de la cintura escapular en la población en general y el 8% del total de las luxaciones del cuerpo son de la articulación que hoy se explica. Por ello se ha querido crear una entrada únicamente para la articulación acromioclavicular.

¿Qué es la articulación acromioclavicular?

La articulación acromioclavicular constituye la unión entre la clavícula y la escápula, concretamente une la apófisis acromial de la escápula con el extremo lateral de la clavícula, siendo la única unión ósea entre la escápula y el tronco. Dada la importancia biomecánica y la frecuencia con la que se lesiona (esguinces, fracturas, luxaciones o artrosis) se debe tener presente que si hay un traumatismo en el hombro está articulación puede ser asiento de la lesión u origen del dolor. 

¿Cómo se clasifican las lesiones de la articulación acromioclavicular, características y tipo de tratamiento?

El mecanismo de producción más frecuente es una caída directa sobre el hombro afecto con el brazo ipsilateral en aducción. La clasificación más aceptada es la de Rockwood. Existe consenso para realizar tratamiento conservador en las lesiones tipo I y II y tratamiento quirúrgico en las de tipo IV, V y VI de Rockwood. El tratamiento de las lesiones tipo III de Rockwood es todavía controvertido debido a la falta de evidencia científica, aunque los pacientes jóvenes con elevada demanda física podrían beneficiarse de tratamiento quirúrgico. 

Para que sea más cómodo entender la clasificación tipo Rockwood se puede ver la siguiente tabla explicativa: 

tabla rockwood

¿Qué tipos de lesión y tratamiento para la lesión acromioclavicular?

Cuando hay una lesión de la articulación acromioclavicular por traumatismo directo el primer síntoma que se va a encontrar es el dolor, seguido del aumento del volumen y la pérdida de funcionalidad en el brazo. Si la lesión se presenta con luxación, a los síntomas anteriores se le añade la deformidad. Ya que aparecerá elevación en la clavícula por afectación del ligamento y se aprecie asimetría con respecto al otro hombro. 

En los casos en los que se puede aplicar el tratamiento conservador, y por tanto, la fisioterapia va a estar indicada desde un primer momento, la forma de diagnóstico es la radiografía. En lo referente a lesiones tipo V y VI se necesitará resonancia magnética para descartar alteraciones neurovasculares asociadas. 

Una vez realizado el diagnóstico es muy importante un plan de tratamiento, en los tipos I y II el tratamiento recomendable es el tratamiento ortopédico, con el brazo en cabestrillo las primeras 48-72 horas, medicación, hielo, analgésicos, antiinflamatorios y medidas físicas, seguido de fisioterapia. Es decir, se utilizará el método RICE para el inicio. de ambos. En el tipo I puede bastar con 1-2 semanas de tratamiento y en el tipo II con 2-4 semanas.

En el tipo III puede hacerse tratamiento sintomático en pacientes de baja demanda física, durante 3-6 semanas con inmovilización y terapia física o tratamiento quirúrgico en trabajadores manuales y deportistas. Para los tipos IV, V, VI se suele indicar la reconstrucción quirúrgica, reparando músculos y ligamentos. En todos los tipos el objetivo es recuperar la fuerza, evitar la deformidad y el dolor, y dejar un hombro funcional sin pérdida de movilidad.

¿Qué es el tratamiento conservador de fisioterapia de la articulación acromioclavicular?

Vendaje neuromuscular en articulación acromioclavicular fase aguda

Los dos o tres primeros días tras la realización de la lesión lo importante es mantener la inmovilización con el uso del cabestrillo, los analgésicos y antiinflamatorios pautados por el médico, el uso del hielo en periodos cortos y en ese primer momento se puede añadir sobre la articulación un vendaje neuromuscular como se aprecia en el siguiente video: 

Una vez pasado el periodo de reposo ya se recomienda el tratamiento de fisioterapia en sala para comenzar el tratamiento activo. Éste consistirá en medidas para reducir la inflamación y el dolor, como puede ser la electroterapia y la terapia manual. Tras ello una parte de ejercicios terapéutico que se iniciará con contracciones isométricas; dependiendo de la tolerancia y evolución de la lesión del paciente se irá ampliando hasta conseguir la funcionalidad global del hombro mediante ejercicio concéntrico, excéntrico y con cargas. Para finalizar la sesión se aplicará de nuevo crioterapia con el objetivo de disminuir cualquier inflamación que haya surgido durante el ejercicio y se realizará vendaje neuromuscular.

Vendaje neuromuscular para articulación acromioclavicular en fase subaguda

El vendaje a realizar en esta etapa se va a explicar de forma general pero se debe adaptar de forma minuciosa a la lesión del paciente. 

La aplicación se hace con 4 tiras en Y. Todos los anclajes se colocaran al 0% de estiramiento y las tiras activas de cada uno al 25% o 50%  bordeando la articulación acromioclavicular. El objetivo de la técnica es conseguir un efecto de succión, tipo ventosa sobre la articulación, para disminuir la inflamación en fases subagudas.

En el caso de que exista luxación las tiras activas necesarias para devolver a la articulación a una posición neutra tendrán un estiramiento mayor, cercano al 50% y el resto se mantendrán al 25%. Un ejemplo de ello puede ser que la clavícula se desplaza dirección superior, se ancla al 0% de estiramiento en la parte posterior y esas tiras activas irán al 50%, de forma que se busca que la clavícula baje.  

Para concluir se puede analizar que la articulación acromioclavicular es pequeña pero no por ello no va a generar problemas. Al contrario, va a ser una zona con una gran incidencia de lesión. Es importante conocer su anatomía y biomecánica, tener un buen diagnóstico para adaptar el tratamiento a la perfección, buscar los objetivos dependiendo del tipo de lesión y de la etapa en que se encuentre, con el propósito de conseguir buenos resultados en el tiempo indicado. Todo el tratamiento lleva a la mejoría del paciente a niveles previos a la lesión, ya que se encontrará en paciente jóvenes y principalmente deportistas por lo que una gran premisa debe ser evitar cualquier tipo de secuela. 

Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

Como citar este blog:

  • Calvo Izquierdo. BLOG: la articulación acromioclavicular [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2023. Disponible en: https://calvoizquierdo.es/blog-la-artciulacion-acromioclavicular/

Bibliografia:

  • Santos, M. Ávila, JL. Jacobo, O. Del Olmo, T. García, C. García-Polín, C. (2015) Inestabilidad acromioclavicular aguda: epidemiología, historia natural e indicaciones de cirugía. El Sevier. 
  • Cuéllar, A. Cuéllar, R. (2015) Anatomía y función de la articulación acromioclavicular. El sevier. 
  • Kase, J. Wallis, T. Kase (2003) Clinical therapeutic applications of the kinesio taping method, 2nd edition
  • Dr. Kenzo Kase, (2003) Ilustrated Kinesio Taping, 4th edition.
  • Selva, F. (2015) Vendaje Neuromuscular Manual de aplicaciones prácticas. Physi-Rehab-Kineterapy-Eivissa. 2ª edición. 
  • Castillo, J. (2020) Bases y aplicaciones del vendaje neuromuscular. Formación Alcalá. 2ª edición.
  • Aguirre, T. Agirre, J. (2018) Vendaje neuromuscular kinesiotape en fisioterapia. Biocorp Europa. 1ª edición. 
  • Sijmonsma, J. (2007) Taping Neuro Muscular. Aneid Press, 1ª edición española.
  • Kendall’s (2007) Músculos, pruebas funcionales postura y dolor. Marbán. 5ª edición.  
  • Martínez, JL. Martínez, J. Fuster, I. (2006) Lesiones en el hombro y fisioterapia. Arán. 1ª edición. 
  • Oliveira, C. Navarro, R. Navarro, R. Ruiz, JA. Jimenez, JT. Brito, E. (2007) Biomecánica del hombro y sus lesiones. Canarias médica y quirúrgica. Enero-abril 2007.