Hallux valgus

Hallux valgus

En la entrada de hoy se continua con el pie, en este caso con el hallux valgus. Antes se había tratado el neuroma de Morton y metatarsalgías, el esguince de tobillo etc. La lesión de esta entrada se presenta principalmente en adultos, y más en mujeres. Se va a realizar un recorrido por este tipo de patología, desde la descripción, pasando por lo que le ocurre en el paciente que la presenta y finalizando con varias soluciones o recomendaciones.  

¿Qué es el hallux valgus?

El hallux valgus también es conocido comúnmente como juanete. Se define como la desviación en valgo del dedo gordo a nivel de la articulación metatarsofalángica que desencadena una prominencia en la cara medial de la cabeza del primer metatarsiano. 

Es la enfermedad que más frecuentemente afecta a la primera articulación metatarsofalángica y es de las deformidades del antepié la más imposibilitante para el paciente (alrededor del 20 por ciento o más de la población lo padece). Con su detección temprana se puede llegar a corregir el problema, si el tratamiento conservador se inicial precozmente. Sin embargo, si la deformidad es severa y dolorosa puede que esta solución terapéutica no represente ningún beneficio y se deba realizar un tratamiento quirúrgico. 

hallux valgus

¿Qué síntomas provoca el hallux valgus?

Los síntomas más frecuentes en el juanete son el dolor y la incapacidad, pero si se quieren enumerar se encontrará:

  • Inflamación dolorosa del borde del pie en la zona de la unión del dedo con el resto del pie.
  • Dolor continuo y sordo localizado en la zona.
  • Empeoramiento de la sintomatología al caminar.
  • Mejora de los síntomas con el reposo y el calor local.
  • Sensación de roce, chasquido o crepitación al mover el dedo.
  • Deformidad. Incluso rotación del dedo en dirección al resto o sobrexposición con el segundo. 
  • Reducción del movimiento.
  • Aparición de líquido (en la base del primer dedo).
  • Dificultad de calzarse.
  • Hinchazón.
  • Piel callosa y enrojecida en el borde interno.

¿Qué causas provocan el hallux valgus?

Las causas que mayor porcentaje de casos provocan son los factores hereditarios, reumatismos inflamatorios, alteraciones del pie o el uso de calzado inadecuado. 

En el primer caso, las personas que tienen predisposición y padecen alguna patología de afección a los huesos son más propensas a sufrir el hallux valgus. El caso de pacientes con reuma de tipo inflamatorio va a ocasionar una afectación en la articulación del primer dedo desarrollando, probablemente con el tiempo, la patología en cuestión. El uso de calzado de punta estrecha y tacón alto también puede propiciar su inicio. En este último caso no se debe pensar únicamente en calzado femenino, se debe de tener en cuenta las botas de seguridad, el uso reiterado de calzado deportivo tipo botas de fútbol, etc. 

¿Cómo se previene la aparición del hallux valgus?

Por lo tanto, la prevención consistirá en cuidados generales y modificación de hábitos. Se van a diferenciar en tres bloques según el origen de la lesión, pero estas pautas son genéricas para todos los pacientes. 

Factores genéticos: realizar estudios biomecánicos de la pisada desde edades iniciales, uso de plantillas personalizadas si es necesario modificar la alineación del pie. 

Enfermedades reumáticas: uso de protectores de juanetes o pautas preventivas de tratamiento conservador. 

Uso inadecuado del calzado o enfermedades del pie: evitar el calzado estrecho y con tacón alto, potenciar la musculatura del pie y la pierna (realizar ejercicios descalzo, así se mejora el control de la pronación).  

¿Cómo se diagnostica el hallux valgus?

En la mayoría de los casos el diagnóstico se realiza con una exploración clínica. Anamnesis, observando, palpando y viendo al paciente caminar puede obtenerse un diagnóstico claro en la mayoría de los casos. Además, la realización de un estudio de la pisada es recomendable. Combinado al resto de tratamientos (fisioterapia y médico) va a ser muy positivo para abordar al paciente desde una visión más global. 

El resto de pruebas son complementarias y sirven para afinar el diagnóstico y tomar decisiones sobre el tipo tratamiento. La más utilizada es la radiografía, que se deberá realizar en carga. En algunos casos muy concretos, se pueden realizar otras pruebas como la ecografía o la resonancia magnética, pero en estos casos se está pensando en una solución quirúrgico.

¿Qué tratamiento tiene el hallux valgus?

Dentro del tratamiento del hallux valgus se distinguen dos tipos: tratamiento conservador (paliativo en la mayoría de los casos) y tratamiento quirúrgico. 

El tratamiento conservador combina medicina, fisioterapia, podología y órtesis. De forma inicial, a nivel médico, administración de medicamentos antiinflamatorios y analgésicos. Simultáneamente, a nivel fisioterapéutico realización de ejercicios, terapia manual, electroterapia, termoterapia y vendajes. Si el uso de vendajes es muy repetitivo se puede sustituir por material reutilizable. Es decir, a nivel ortésico y podológico por juaneteras, almohadillas, separadores de dedos etc. Además, se recomiendan las medidas preventivas que se han facilitado anteriormente (educación en calzado, ejercicios y valoraciones periódicas). 

El tratamiento quirúrgico se define en bastantes artículos científicos como el tratamiento curativo. Hasta hoy se han descrito más de 150 técnicas quirúrgicas y variantes. El objetivo siempre es eliminar la molestia/dolor en los pies, minimizar o eliminar la deformidad y recuperar la funcionalidad. 

¿Cómo realizar un vendaje neuromuscular para hallux valgus?

En el video se explica detalladamente toda la técnica para realizar un vendaje neuromuscular en el primer dedo del pie. En este caso una técnica de corrección articulación con dos tiras en Y.

¿Cómo realizar un vendaje funcional para hallux valgus?

A continuación, se puede obtener en el siguiente video toda la información necesaria para realizar un vendaje funcional con tape que corrija la posición de la articulación del primer dedo. Está indicado para hallux valgus y problemas dolorosos de ese dedo. 

Como conclusión se ha podido observar la incidencia del hallux valgus, en qué consiste y qué ocasiona. A partir de ahí unas pautas para mejorarlo y la utilización de varios tipos de vendajes. El uso de estos vendajes se va a adaptar a los síntomas del paciente; va a servir como complemento en un inicio, pero en caso de que la deformidad sea recurrente y no se solucione es más cómodo sustituir el vendaje por algún tipo de órtesis. 

Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

Como citar este blog:

  • Calvo Izquierdo. BLOG: Hallux valgus [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2023. Disponible en: https://calvoizquierdo.es/blog-hallux-valgus/

Bibliografia:

  • Kase, J. Wallis, T. Kase (2003) Clinical therapeutic applications of the kinesio taping method, 2nd edition
  • Kase, K. (2003) Ilustrated Kinesio Taping, 4th edition.
  • Chao YW, et al. (2016). Kinesio taping and manual pressure release: Short-term effects in subjects with myofasical trigger point.
  • Kirby, AK. (2012) Biomecánica del pie y la extremidad inferior. Axon. 1ª edición. 
  • Bové, A. (2000) El vendaje funcional . Harcourt. 3ª edición.
  • Selva, F. (2015) Vendaje Neuromuscular Manual de aplicaciones prácticas. Physi-Rehab-Kineterapy-Eivissa. 2ª edición. 
  • Sijmonsma, J. (2007) Taping Neuro Muscular. Aneid Press, 1ª edición española.
  • Kendall’s (2007) Músculos, pruebas funcionales postura y dolor. Marbán. 5ª edición.  
  • Laffenetre, O. Fourteau, C. Darcel, V. Chauveaux, D. (2012) Hallux valgus: definición, fisiopatología, exploración física y radiográfica, principios del tratamiento. EMN – Podología. Vol 14; 1-11.
  • Schur, A. (2008) Guia de bolsillo. Vendajes funcionales en el deporte. Taping. Guías médicas. 
  • Roces, JA. Mendiolagoitia, A. (2009) Manual de bolsillo de bata sobre vendajes funcionales. KRK ediciones.
  • Zimaglia, C. (2018) Vendaje funcional en traumatología ortopédica y deportiva. Edi-ermes. Ergan.
      Glúteos

      Glúteos

      Cuando se ve a una persona caminar o correr se suele observar la musculatura de piernas, que los cuádriceps estén fuertes, que los gemelos tengan volumen…En estos casos, los grandes olvidados siempre son los glúteos. Ellos proporcionan movilidad y estabilidad a la pelvis; es decir, sin ellos no habría movimiento. 

      En la entrada de hoy, se quiere realizar un buen recuerdo anatómico de los tres vientres musculares: mayor, mediano y menor. Y, por supuesto, del piramidal y la musculatura más profunda.  También, las lesiones más frecuentes, sus vendajes neuromusculares y algunos consejos para mejorarlas.

      ¿Cómo es la musculatura de glúteos?

      La musculatura de la zona glútea tiene mucha importancia en la marcha. De ahí, la relevancia de este resumen detallado de su anatomía. 

      A nivel profundo se encuentran un grupo de músculos quizás menos conocidos. Éstos son el gemelo inferior y superior, obturador externo e interno, el cuadrado crural y el piramidal. Todos ellos se encargan de la rotación externa de la cadera de forma principal, aunque también interfieren en otros movimientos. En el mundo del deporte, concretamente de los corredores, el piramidal si es un gran conocido; en siguientes apartados se hablará del síndrome del piramidal.

      Piramidal

      Tiene su origen en la superficie pélvica del sacro, justo en los agujeros sacros del 1 al 4, en el reborde del agujero ciático mayor y en el ligamento sacrotuberoso. Su inserción está en el borde superior del trocánter mayor. Es decir, el piramidal va desde el sacro a la cadera.

      Dentro de los denominados glúteos se encuentran tres: menor, medio y mayor, que recubrirán todos los explicados anteriormente. 

      Glúteo menor

      Desde del ilion (entre líneas glúteas y reborde de la escotadura ciática mayor) hasta el borde anterior del trocánter mayor y la cápsula de la cadera. Su acción principal es la abducción y rotación interna de la cadera, además ayuda a la flexión de la misma.

      Glúteo medio

      Desde el ilion (entre líneas glúteas y cresta iliaca) hasta la superficie externa del trocánter mayor. Al igual que el menor, la función principal es la abducción de la cadera. Pero, las fibras anteriores ayudan a la rotación interna y flexión de la cadera; y las fibras posteriores a la rotación externa y extensión.  

      Glúteo mayor

      Desde la cara posterolateral del sacro y coxis, cara glútea del ilion, fascia toracolumbar y ligamentos sacrotuberosa hasta la tuberosidad glútea del fémur (fibras profundas) y cintila iliotibial (fibras superficiales). Su acción es la extensión y rotación externa de la cadera. 

      musculatura glúteos

      ¿Qué tipos de lesiones deportivas aparecen en glúteos?

      La mayoría de lesiones deportivas que no se relacionan con un acontecimiento traumático tienen que ver con la debilidad o el aumento de tono de la musculatura en cuestion. En el siguiente apartado se desglosa que ocurre en cada músculo cuando aparece alguno de estos procesos. 

      • Piramidal
        • Debilidad: modificación de la marcha, afectación de la rotación externa.
        • Contractura: SÍNDROME DEL PIRAMIDAL. El acortamiento del músculo produce una compresión del nervio ciático, desencadenando toda la sintomatología de éste. Es una de las patologías más frecuentes en deportes que implican marcha prologada (correr, fútbol, balonmano…). 
      • Glúteo menor
        • Debilidad: disminuye la potencia de la rotación interna y abducción de la cadera. 
        • Contractura: se encontrará el muslo en abducción y rotación interna. Cuando el paciente está de pie, se inclina la pelvis lateralmente; estará más baja del lado que está contracturado. Además produce una rotación interna del fémur. 
      • Glúteo medio
        • Debilidad: cojera característica (se desplaza el tronco hacia el lado afecto al caminar). Muchas veces debilidad y estiramiento mantenido de los aductores, ya que la pierna está en abducción. 
        • Contractura: deformación de la abducción. De pie, se inclina la pelvis hacia el lado afectado y se abduce ligeramente la pierna. 
      • Glúteo mayor
        • Debilidad: Cuando la debilidad es bilateral el paciente es prácticamente imposible que camine sin muletas. Si solo aparece de un lado el enfermo tiene que ayudarse de las manos para poder colocarse recto. 

      ¿Cómo realizar vendaje neuromuscular en glúteos?

      Tras todo el análisis que se ha realizado previamente, primero explicando la anatomía de cada músculo y después ampliando con que ocurre en caso de debilidad o contractura. Ahora, se va a detallar los dos vendajes neuromusculares que más se utilizan en clínica. El primero para bajar el tono del músculo piramidal y el segundo para potenciar el glúteo medio. 

      VNM piramidal

      Vendaje neuromuscular para relajar el músculo piramidal. Este músculo cursa con sobrecarga en mucha lesiones y puede dar síntomas similares a la ciática. Preparar una tira en Y. 

      Con la orientación que se describe a continuación actúa sobre el apoyo monopodal. Si se quiere influir sobre la rotación externa en la marcha (apoyo bipodal) cambiar el sentido de las vendas. 

      ¿Cómo realizar el vendaje para el músculo piramidal?

      1º Posición del paciente: decúbito lateral. Anclar al 0% de estiramiento sobre el trocánter mayor. 

      2º Posición del paciente: decúbito lateral, flexión, aducción y rotación interna de cadera. Con 10% de estiramiento rodear el vientre muscular hasta el sacro. 

      3º Posición del paciente: volver a posición neutra la cadera. Anclar al 0% de estiramiento en el sacro.

      Además, es muy importante combinar este vendaje con una buena rutina de estiramientos para la musculatura de glúteos y piramidal, y cadena posterior en general. Se conseguirán los resultados en un periodo de tiempo más breve. 

      VNM gluteo medio

      Vendaje neuromuscular para tonificar el músculo glúteo medio. Este músculo cursa con debilidad en muchas ocasiones y es muy importante fortalecerlo. Preparar una tira en Y. 

      ¿Cómo se realizar el vendaje neuromuscular para el músculo glúteo medio?

      1º Posición del paciente: decúbito lateral. Anclar al 0% de estiramiento sobre la parte media de la creta ilíaca.

      2º Posición del paciente: decúbito lateral, pierna en aducción y flexión de cadera. Con 10% de estiramiento rodear el vientre muscular hasta bordear el trocánter mayor. 

      3º Posición del paciente: volver a posición inicial de la pierna. Anclar al 0% de estiramiento pasando el trocánter. 

      En este caso, está indicado combinar el vendaje con una rutina de entrenamiento de fuerza para el glúteo medio. Realizando el ejercicio que se observa en la siguiente imagen de forma rutinaria en casa; además, se le puede añadir lastres de peso a los tobillos. 

      Tras este articulo se concluye la importancia de la musculatura de glúteos, muchas veces y por desgracia, olvidada. La estabilidad y la marcha van a depender en gran medida de que su estado sea óptimo. Si tienes problemas similares, intenta seguir los consejos que se han proporcionado. Además el trabajo de estos músculos es muy importante para mejorar la mayoría de las patologías lumbares. 

      Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

      Como citar este blog:

      • Calvo Izquierdo. BLOG: glúteos [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2023. Disponible en: https://calvoizquierdo.es/blog-gluteos/

      Bibliografia:

      • Kase, J. Wallis, T. Kase (2003) Clinical therapeutic applications of the kinesio taping method, 2nd edition
      • Kase, K. (2003) Ilustrated Kinesio Taping, 4th edition.
      • Selva, F. (2015) Vendaje Neuromuscular Manual de aplicaciones prácticas. Physi-Rehab-Kineterapy-Eivissa. 2ª edición. 
      • Sijmonsma, J. (2007) Taping Neuro Muscular. Aneid Press, 1ª edición española.
      • Kendall’s (2007) Músculos, pruebas funcionales postura y dolor. Marbán. 5ª edición.  
      • Ruiz Jl, Alfonso I, Villalón J. (2008) Síndrome  del músculo piramidal. Diagnóstico y tratamiento. Presentación de 14 casos. Revista Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología. 52:359-65
      El manguito rotador

      El manguito rotador

      Una de las grandes articulaciones que provocan patología y en consecuencia dolor, es el hombro. Esto es debido a su gran movilidad. Hoy, continuando con esta articulación se va a desarrollar sobre el manguito rotador. Si se necesita refrescar la anatomía del hombro se recomienda acudir a la entrada anterior titulada el hombro y su inestabilidad.  

      Según un artículo de 2015 de Macías y Pérez-Ramirez, las lesiones del manguito rotador son la principal causa de dolor y discapacidad funcional del hombro. 

      ¿Qué es el manguito rotador?

      El manguito rotador está compuesto por cuatro músculos escapulohumerales: supraespinoso, infraespinoso, redondo menor y subescapular. Los cuales sirven como estabilizadores dinámicos de la unión, otorgan soporte a la cápsula para prevenir movimientos excesivos, y permiten realizar los movimientos de la articulación. La tuberosidad mayor del húmero sirve de inserción de tres músculos: supraespinoso, infraespinoso, y redondo menor. La tuberosidad menor del húmero sirve de inserción para el músculo subescapular.

      En cuanto a su movimiento, todos ellos cumplen con la función de rotación externa a excepción del músculo subescapular el cual ayuda a la rotación interna.

      dolor de hombro

      Qué incidencia tienen las lesiones de manguito rotador?

      Antes se comentaba que es la lesión del hombro por excelencia, pero además cabe destacar al alta incidencia en la población. El 28% de las personas mayores de 60 años presentan una rotura completa, ese porcentaje llega incluso a 65% en personas mayores de 70 años. Existe un riesgo de 50% de presentar roturas bilaterales en edades superiores a los 60 años. El 50% de los sujetos que presentan una lesión asintomática de este tipo desarrollaran síntomas a los 3 años y el 40% puede presentar una progresión.

      ¿Qué tipos de lesiones aparecen en el manguito rotador?

      Una vez visto que la incidencia de lesión es muy alta se debe clasificar que tipos de lesiones pueden ocurrir. De la buena clasificación de la lesión va a depender que el tratamiento se adapte de forma adecuada y se consigan unos buenos resultados. 

      Si se clasifican las lesiones según el mecanismo que la ocasiona se puede definir en:

      • Compresión primaria: Efecto combinado de la compresión extrínseca del arco coracoacromial y la degeneración tendinosa por envejecimiento. Es más frecuente en mayores de 40 años.
      • Compresión secundaria: Secundario a inestabilidad glenohumeral anterior; se presenta en gente joven.
      • Tensión: Por microtraumatismos repetidos durante la fase de desaceleración, que produce una sobrecarga excéntrica en el manguito. Aparecen desgarros en la cara inferior del manguito y lesiones del complejo rodete-inserción del bíceps. Se puede presentar en personas que practican deportes o trabajos con movimiento del brazo por encima de la cabeza.
      • Traumatismos agudos: Posterior a traumatismos de alta energía o en deportes de contacto. El mecanismo más frecuente es la aducción forzada y la abducción activa contra resistencia.

      Una vez conocido el origen de la lesión es importante saber el tipo; hay diversas lesiones del manguito rotador siendo las principales las roturas parciales y completas. Siempre se debe pensar en distintos diagnósticos diferenciales, desde las roturas a tendinopatías, bursitis, osteoartrosis, capsulitis adhesiva, entre otros.

      ¿Cómo diagnosticar las lesiones de manguito rotador?

      Como en la mayoría de lesiones su diagnóstico comienza con una buena anamnesis, exploración física y pruebas específicas. A nivel de fisioterapia las pruebas que se utilizan de forma más frecuente son:

      • Maniobra de Apley superior: valora todo el conjunto del manguito rotador.
      • Maniobra de Job: valora al músculo supraespinoso.
      • Prueba de flexión de codo posterior: valora al músculo subescapular.
      • Prueba de pinzamiento: valora un pinzamiento del tendón del subescapular.

      Posteriormente, se realizan pruebas a nivel médico para confirmar la sospecha clínica. Entre las más frecuentes están la radiografía (con el objetivo de comprobar la disposición ósea de la articulación), y la ecografía y resonancia magnética (para obtener información sobre partes blandas). 

      ¿Qué tratamiento tiene el síndrome del manguito rotador?

      El tratamiento a elegir depende de varios factores como el mecanismo, tipo de lesión y el compromiso de otras estructuras. Como en la mayoría de patologías hay dos tipos principales: el quirúrgico y el conservador; los cuales pueden ir acompañados o no de apoyo farmacológico. 

      No obstante, se recomienda un enfoque conservador como la modalidad de tratamiento inicial para las lesiones del manguito rotador. La fisioterapia es menos propensa a complicaciones y menos costosa que la cirugía; además de no haberse demostrado científicamente que un tipo tenga mejores resultados que otro. Por lo tanto, el proceso se iniciará en la mayoría de los casos leves o medios con tratamiento conservador y en caso de fracasar, se pasaría a quirófano. 

      • Tratamiento quirúrgico

        • Se indica cuando la lesión de tejidos blandos es masiva e implica un desgarro total del músculo o del tendón o está asociada a algún proceso en el cual esté afectada la circulación adyacente al hombro.
      • Tratamiento conservador

        • Procesos con poca lesión de tejidos blandos como un pinzamiento o inestabilidad de hombro, o bien, en roturas crónicas no traumáticas o que exista alguna contraindicación para comenzar el tratamiento quirúrgico.
        • Se basa inicialmente en reposo, modificación de la actividad física y laboral, evitar flexiones del hombro superiores a los 90 grados; y posteriormente iniciar rehabilitación para recuperar y aumentar el movimiento. Luego se debe iniciar un programa de refuerzo del manguito rotador y de estabilidad escapular. Simultáneo a ello trabajo pasivo en camilla para reducir sintomatología y ayuda con vendaje neuromuscular. 

      ¿Cómo realizar vendaje para el manguito rotador?

      Vendaje neuromuscular supraespinoso:

      Si se tienen en cuenta los 4 músculos que forman el manguito, el supraespinoso es el que más afectación va a provocar. Debido a ello, se describe una aplicación de vendaje neuromuscular para él. En este caso con técnica en Y bordeando el vientre muscular pero se puede realizar de igual forma con técnica en I aplicando sobre el propio músculo. 

      Vendaje funcional para tendinopatía de hombro:

      Vendaje funcional para problemas musculotendinosos en general del hombro, con finalidad clínica o deportiva. Se utiliza venda elástica adhesiva para el anclaje proximal y resto tape. Es interesante su uso combinado con la aplicación anterior neuromuscular. 

      Vendaje neuromuscular hombro doloroso:

      Vendaje neuromuscular para un hombro doloroso. Es aplicación general, puede servir tanto para un hombro congelado como para una lesión de manguito a nivel global. Lo importante es adaptar a la sintomatología y origen de la lesión del paciente. En este ejemplo se va a utilizar una técnica tonificante del músculo deltoides (tiras en I+Y), junto con técnica de sujeción de la escápula (tira en Y).

      La importancia y la incidencia de las lesiones de hombro lleva a la conclusión de que es muy difícil escapar de una lesión de este tipo. Como paciente es prioritario utilizar las pautas para no agravar la lesión y acudir a los profesionales sanitarios para conseguir un tratamiento óptimo. Como sanitario es básico conocer la lesión, los tipos y el origen, trabajar de forma multidisciplinar y conseguir la mejoría del paciente en el menor tiempo posible. 

      Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

      Como citar este blog: 

      • Calvo Izquierdo. BLOG: el manguito rotador [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2023. Disponible en: https://calvoizquierdo.es/blog-manguito-rotador/

      Bibliografía: 

      • Jain N, Wilcox III R, Katz J, Higgins L. Clinical Examination of the Rotator Cuff. American Academy of Physical Medicine and Rehabilitation, Jan 2013; Vol. 5: p.45-56
      • López Espinosa O, Pérez Solares A, Mejía Rohenes LC. Descripción del tipo de lesiones del manguito rotador más frecuentes en el Hospital Regional General Ignacio Zaragoza. Revista de Especialidades Médico- Quirúrgicas 2008; 13(4): p.173-176
      • Sánchez Sánchez F, Llinares Clausi, B. Cruz Gisbert J. Patología del Manguito de los Rotadores en el Ambiente Laboral. Universidad de Barcelona, Master Universitario en Medicina Evaluadora. Ed. 2006- 2007, p. 1-21
      • Sánchez, Alepuz, Calero Ferrándiz, Carratalá Baixauli. (2008). Actualizaciones en el tratamiento artroscópico del manguito rotador. Servicio de Cirugía Ortopédica de Unión de Mutuas Unidad de Artroscopia Clínica Sanchez Alepuz. Valencia, España: CSA
      • Macías, SI. Pérez-Ramirez, LE. (2015) Fortalecimiento excéntrico en tendinopatías del manguito de los rotadores asociadas a pinzamiento subacromial. Evidencia actual. Cirugía y cirujanos. Vol 83; p. 74-80. 
      • Kase, J. Wallis, T. Kase (2003) Clinical therapeutic applications of the kinesio taping method, 2nd edition
      • Kase, K. (2003) Ilustrated Kinesio Taping, 4th edition.
      • Selva, F. (2015) Vendaje Neuromuscular Manual de aplicaciones prácticas. Physi-Rehab-Kineterapy-Eivissa. 2ª edición. 
      • Castillo, J. (2020) Bases y aplicaciones del vendaje neuromuscular. Formación Alcalá. 2ª edición.
      • Aguirre, T. Agirre, J. (2018) Vendaje neuromuscular kinesiotape en fisioterapia. Biocorp Europa. 1ª edición. 
      • Sijmonsma, J. (2007) Taping Neuro Muscular. Aneid Press, 1ª edición española.
      • Kendall’s (2007) Músculos, pruebas funcionales postura y dolor. Marbán. 5ª edición.  
      • Martínez, JL. Martínez, J. Fuster, I. (2006) Lesiones en el hombro y fisioterapia. Arán. 1ª edición. 
      • Oliveira, C. Navarro, R. Navarro, R. Ruiz, JA. Jimenez, JT. Brito, E. (2007) Biomecánica del hombro y sus lesiones. Canarias médica y quirúrgica. Enero-abril 2007.
      Los grandes músculos del brazo

      Los grandes músculos del brazo

      Si se habla de músculos del brazo la mayoría de la población conoce el bíceps y el tríceps. En este post se quiere profundizar la información sobre ellos, su anatomía, las funciones que desempeñan, ejercicios para mejorarlos y vendajes neuromusculares para su recuperación. 

      ¿Cómo es el brazo?

      La extremidad superior consta de 5 regiones: hombro, brazo, codo, antebrazo y mano. En entradas anteriores se tratado lesiones del hombro, del codo, del antebrazo, de la mano y también de los dedos de la mano. Hoy es la primera vez que se habla del brazo como tal, es decir, la zona que se extiende desde el codo hasta el hombro. 

      Es muy difícil, por no decir imposible, separar la zona del brazo de la del hombro, pero se va a intentar, si se necesita más información de la articulación superior se recomienda acudir al articulo de hombro y de la parte inferior al de codo.

      Para describir de forma general esta zona, se va a simplificar en que el hueso que da soporte es el húmero, en cuanto a la musculatura está el compartimento anterior o flexor (bíceps, coracobraquial y braquial) y el compartimiento posterior o extensor que solo contiene el tríceps. A nivel nervioso el responsable sigue siendo el plexo braquial. En cuanto al paquete vascular, ramas de la arteria axilar (arteria humeral), venas braquiales profundas, vena basílica y cefálica. 

      ejercicio biceps

      ¿Qué es el bíceps y que función tiene?

      Es un músculo que se divide en dos cabeza para fusionarse en una parte central común. La porción larga tiene su origen en tubérculo supraglenohideo de la escápula, y la corta en el vértice de la apófisis coracoides, ambas porciones se insertan en la tuberosidad del radio y fascia profunda del antebrazo. 

      El bíceps puede influir en el movimiento de dos articulaciones, en la del codo y la del hombro. La función principal es la flexión de codo, aunque también participa en la supinación del antebrazo; flexión débil del hombro, pero la porción larga también contribuye a la abducción del hombro y la corta a la aducción. Inervado por el musculocutáneo (C5-C6) e irrigado por ramas de la arteria braquial. 

      ¿Cómo se aumenta el tono muscular del bíceps?

      Una de las lesiones más frecuentes en el bíceps es el aumento de tono. Éste puede ser debido a una práctica deportiva excesiva o sin buenas recuperaciones, trabajo de hipertonía en gimnasio, trabajos físicos repetitivos con movimientos de flexión de codo con cargas de peso, etc. Actividades de este estilo van a provocar un aumento desproporcionado de la musculatura, lo que se asociará a unos síntomas. Algunos pueden ser dolor, reducción de la agilidad, lentitud de movimiento, imposibilidad de extender el codo y disminución de fuerza causada por la fatiga. En general, la afectación en las actividades de la vida diaria.

      Si las lesiones musculares de este tipo se intensifican se pueden crear roturas de fibras y también afectaciones de los tendones, la tendinopatía de la porción larga del bíceps es muy frecuente. En estados más graves el tendón se lleva a romper y el tratamiento se convierte en quirúrgico. 

      ¿Cómo tratar un bíceps con aumento de tono muscular?

      Al ser una lesión muy recurrente se quieren proporcionar unas pautas para la mejora o curación de los síntomas. Para ello se combinará el trabajo de fisioterapia en clínica (punción seca, terapia manual, electroterapia y masoterapia de descarga) con pautas en casa, entre ellas se recomienda el uso de estiramientos como se puede comprobar en la imagen inferior simultáneo al vendaje neuromuscular. 

      estiramiento

      En el siguiente video se describe una técnica con vendaje neuromuscular para disminuir el tono del bíceps tras sobrecarga; con técnica en X desigual, un extremo corto para utilizarlo de ancla y el otro largo para colocarse como tiras activas. 

      ¿Qué es el tríceps y qué función tiene?

      Es un músculo que se divide en tres cabezas para después fusionarse en un cuerpo común. Al igual que el bíceps, la cabeza larga del tríceps también tiene su origen en la escápula, concretamente en el tubérculo infraglenohideo, pero la medial y corta en la cara posterior del húmero. Ambas se insertan en un tendón conjunto en el olécranon cubital y fascia del antebrazo. La función en el codo es la extensión del antebrazo, y en el hombro la extensión y aducción del brazo. Inervado por el nervio radial (C6-C8) e irrigado por la arteria braquial profunda y arteria colateral ulnar superior.

      ¿Cómo se debilita el tono muscular del tríceps?

      Ya que con el bíceps se ha tratado un aumento de todo, con el tríceps se va a realizar la lesión contraria, la atrofia de musculatura. Así partiendo de esas premisas se pueden extrapolar las recomendaciones a cualquier músculo. 

      Generalmente una debilidad de la musculatura se ocasiona (siempre que no haya afectación neurológica o cualquier otro origen grave) por una falta de activación muscular, por inactividad; consiste en el desgaste, pérdida o disminución de músculo. En casos muy extremos puede llegar a producirse una sarcopenia, es decir, pérdida extrema de la masa muscular que deja a la persona incapaz de realizar muchas actividades de la vida diaria. 

      Los síntomas más frecuentes de la debilidad son disminución del tamaño del músculo, disminución de la fuerza, disminución de la movilidad, dificultad para levantar y mover cosas; y,  por tanto, empeoramiento de la calidad de vida. 

      ¿Cómo tratar un tríceps con debilidad del tono muscular?

      Unas recomendaciones para la mejora de la musculatura del tríceps son:

      • Dieta rica y equilibrada (con buen aporte proteico)
      • Electroestimulación para ganar musculatura.
      • Ejercicios de fortalecimiento
      fortalecimiento tríceps
      fortalecimiento tríceps
      fortalecimiento tríceps
      • Actividad física regular 
      • Vendaje nuromuscular para tonificar 

      A continuación, se puede ver el video de la técnica de vendaje neuromuscular para tonificar el músculo tríceps. Al igual que en el bíceps se utiliza un técnica en X con los extremos de un lado cortos y los otros largos. 

      Como final se puede concluir que en casos de aumento de tono muscular, ya sea como en el blog de hoy del bíceps, o para cualquier otro músculo, las pautas principales de actuación van a ser trabajo con el fisioterapeuta, ejercicios de estiramiento en casa y vendaje neuromuscular para relajar la musculatura. Por el contrario, para casos en los que hay que ganar tono muscular, es importante realizar una dieta equilibrada, sesiones con el fisioterapeuta para comenzar a trabajar con electroestimulación y crear un plan de ejercicio terapéutico para ganar masa muscular que después se realizará en casa. Además de realizar deporte y ayudar a todo el proceso con vendaje neuromuscular para ayudar a la contracción del músculo o zona afectada. 

      En ambos casos es importante actuar de forma precoz, con ello se evitará un agravamiento de la lesión y se conseguirá no cronificar procesos que pueden ocasionar lesiones más graves para las que será necesario una intervención mucho más agresiva. Los problemas musculares causan dificultades en el día a día del paciente, ya sea por exceso de tono o por falta, se debe mantener un vida saludable para evitarlo. 

      Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

      Como citar este blog:

      • Calvo Izquierdo. BLOG: los grandes músculos del brazo [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2023. Disponible en: https://calvoizquierdo.es/blog-los-grandes-musculos-del-brazo/

      Bibliografia:

      • Kase, J. Wallis, T. Kase (2003) Clinical therapeutic applications of the kinesio taping method, 2nd edition
      • Kase, K. (2003) Ilustrated Kinesio Taping, 4th edition.
      • Selva, F. (2015) Vendaje Neuromuscular Manual de aplicaciones prácticas. Physi-Rehab-Kineterapy-Eivissa. 2ª edición. 
      • Buckup, K. Buckuo, J. (2012) Pruebas clínicas para patología ósea, articular y muscular: exploraciones, signos y síntomas. Elsevier Masson. 5ª edición.
      • Sijmonsma, J. (2007) Taping Neuro Muscular. Aneid Press, 1ª edición española.
      • Kendall’s (2007) Músculos, pruebas funcionales postura y dolor. Marbán. 5ª edición.  
      El hombro y su inestabilidad

      El hombro y su inestabilidad

      Para dar continuidad a las aplicaciones del miembro superior en el post de hoy se va a tratar una de las articulaciones más complejas del cuerpo humano, el hombro. Como se podrá observar más adelante, hay tantas estructuras que forman parte de esta articulación que por ello tiene tanta dificultad a la hora de trabajar con él. Se va a realizar un breve pero a la vez útil resumen anatómico, y esta vez no solamente la parte muscular y ósea, sino que se centra en la movilidad. Con su valoración se conseguirá adaptar el vendaje necesario para ayudar en cada lesión.

      En el hombro se pueden encontrar multitud de lesiones, desde las fracturas, pasando por luxaciones y subluxaciones, tendinopatías u otros tipos de lesiones del tendón, distensiones musculares, bursitis, lesiones más especificas como hombro congelado, síndrome de compresión, capsulitis, lesión de slap y una largo etcétera. Por ello va a ser una causa frecuente de sesiones en el fisioterapeuta. 

      dolor de hombro

      ¿Qué huesos y articulaciones forman el hombro?

      El hombro está formado por 3 huesos: la escápula, el húmero y la clavícula. 

      Las articulaciones que forman el hombro a groso modo son 5:

      1. Glenohumeral: formada por la cabeza del húmero y la cavidad donde se aloja (cavidad glenoidea). Permite movimiento en los tres planos (flexión/de la extensión, abducción/aducción y rotaciones) y va a aportar estabilidad.
      2. Escapulotorácica: no es una articulación como tal, sino que se describe como una zona de movimiento entre la escápula y la parte posterior y lateral del tórax. Es fundamental para tener calidad y amplitud de movimiento.
      3. Esternoclavicular: unión del esternón con ambas clavículas. Articulación encargada de dar movilidad en todos los gestos que realiza el hombro entre 0 y 90º.
      4. Acromioclavicular: donde se articula el acromion (parte de la escápula situada en superior y exterior) con la parte lateral de la escápula.
      5. Subdeltoidea: falsa articulación como tal a nivel óseo, pero biomecánicamente actúa por deslizamiento entre la cabeza humeral tapizada por el supraespinoso y el músculo deltoides. Sólo actúa en flexión y abducción del hombro. 

      ¿Qué músculos forman el hombro?

      Según la bibliografía hay multitud de formas de clasificar los músculos que forman parte del hombro, si son superficiales o profundos, si son de refuerzo o articulares, situados en cara anterior o posterior, si se palpan en el brazo, en la escápula… En el post de hoy se ha decidido no clasificar los músculos, solamente se van a enumerar y más adelante. Seguidamente se relacionará cada función con el grupo de músculos necesario para llevarla a cabo. 

      Por lo tanto, los músculos del hombro son: deltoides, redondo mayor, redondo menor, subescapular, supraespinoso, infraespinoso, coracobraquial, bíceps, braquial anterior, tríceps, dorsal ancho, subclavio, serrato mayor, trapecio, angular, romboides menor y romboides mayor. 

      ¿Qué movimientos tiene el hombro?

      El hombro es la articulación de nuestro organismo que tiene mayor movilidad, pero esa cualidad que podría parecer positiva se convierte en negativa porque crea inestabilidad. Esa inestabilidad se manifiesta siempre o casi siempre en forma de dolor e incapacidad funcional. Para entender la patología de hombro se debe conocer de antemano como se mueve y que músculos están implicados en cada movimiento. 

      El hombro tiene movimientos en los 3 planos del espacio. Presenta flexión, extensión, aducción, abducción, rotación interna y externa, y la circunducción. Este movimiento combina consecutivamente los movimientos de flexión, abducción, extensión y aducción.

      Para entender la movilidad real del hombro se tiene que pensar en éste con la unión de la escápula, un movimiento va asociado al otro. Se va a realizar un pequeño recordatorio a modo de tabla (según Kendall’s) de que músculos intervienen en cada movimiento. 

      tabla movimientos del hombro

      Los rotadores internos son los músculos de mayor volumen y fuerza e intervienen en la mayoría de acciones del día a día. La mayoría se encuentran en la cara anterior del hombro y los más relevantes son el pectoral mayor, deltoides anterior y subescapular. 

      ¿Cómo realizar un vendaje para la estabilidad de hombro?

      Si se tiene en cuenta toda la teoría previa que se ha mostrado se podría elegir una cantidad enorme de lesiones y a partir de ahí realizar un vendaje. Pero, es una buena opción realizar una aplicación para la estabilidad de hombro y así abordar de forma general una sintomatología.

      A continuación, se va a describir un vendaje neuromuscular para la inestabilidad de hombro, concretamente para una anterioridad. Estos síntomas pueden aparecer por varios procesos, algunos de ellos pueden ser la luxación o subluxación de la cabeza del húmero a anterior, un desequilibrio de la musculatura con predominio de la anterior, lesión de Bankart (arrancamiento del lábrum y ligamentos glenohumerales), laxitud de los ligamentos, rotura de tendones, movimientos forzados y extremos del hombro (deportes de lanzamiento o natación)… en conclusión, un vendaje genérico que se podría utilizar para muchas patologías.

      Vendaje neuromuscular para la estabilidad de hombro

      En el siguiente vídeo se pueden ver todos los pasos y comprobar la posición del paciente para realizar un vendaje neuromuscular. Previo a la técnica se debe medir dos tiras en I desde la zona de pectoral mayor hasta la escápula. Se recorta el vendaje, redondean los bordes y se prepara la piel del paciente. Este debe estar sentado o en bipedestación, con el hombro en posición neutra y el codo extendido.

      Vendaje funcional para la estabilidad del hombro

      En el caso de que el paciente necesitara más estabilidad porque el hombro todavía no es funcional, o en el supuesto de una competición deportiva (en la que se debe evitar la lesión y fijar la articulación) se realizará un vendaje funcional. Se puede realizar de forma aislada como se observa en el siguiente video o combinarlo con el que se acaba de desarrollar anteriormente.

      Es recomendable en caso de inflamación o sensibilidad por parte del paciente colocar un taco de foam sobre la articulación acromioclavicular para protegerla y darle comodidad al paciente. 

      Tras recopilar mucha información sobre el hombro que se desea que sea útil y mostrar unos de los vendajes con más uso para la inestabilidad. Cabe recordar que ambos son vendajes estándar, lo importante es saber la función que tiene la venda y adaptarla a la lesión del paciente. En este caso hay muchas adaptaciones posibles, como por ejemplo realizar un vendaje neuromuscular a alguna musculatura y añadir el funcional de tape encima, o combinar dos neuromusculares uno para aplicación muscular y otro para la inestabilidad, reforzar el funcional con más cantidad de tape o poner una estrella neuromuscular en vez de foam…un sin fin de combinaciones, lo importante es escuchar al paciente, conocer la anatomía y fisiología de su cuerpo y darle una solución a su lesión. 

      Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

      Como citar este blog:

      • Calvo Izquierdo. BLOG: El hombro y su inestabilidad [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2023. Disponible en: https://calvoizquierdo.es/blog-el-hombro-y-su-inestabilidad/

      Bibliografia:

      • Kase, J. Wallis, T. Kase (2003) Clinical therapeutic applications of the kinesio taping method, 2nd edition
      • Bové, A. (2000) El vendaje funcional . Harcourt. 3ª edición.
      • Selva, F. (2015) Vendaje Neuromuscular Manual de aplicaciones prácticas. Physi-Rehab-Kineterapy-Eivissa. 2ª edición. 
      • Castillo, J. (2020) Bases y aplicaciones del vendaje neuromuscular. Formación Alcalá. 2ª edición.
      • Aguirre, T. Agirre, J. (2018) Vendaje neuromuscular kinesiotape en fisioterapia. Biocorp Europa. 1ª edición. 
      • Sijmonsma, J. (2007) Taping Neuro Muscular. Aneid Press, 1ª edición española.
      • Kendall’s (2007) Músculos, pruebas funcionales postura y dolor. Marbán. 5ª edición.  
      • Martínez, JL. Martínez, J. Fuster, I. (2006) Lesiones en el hombro y fisioterapia. Arán. 1ª edición. 
      • Oliveira, C. Navarro, R. Navarro, R. Ruiz, JA. Jimenez, JT. Brito, E. (2007) Biomecánica del hombro y sus lesiones. Canarias médica y quirúrgica. Enero-abril 2007.