Deltoides

Deltoides

En la entrada anterior del blog se recordaba toda la anatomía a modo resumen general del hombro, si es necesario volver a leerla antes de abordar el tema de hoy no dudes en dirigirte al artículo de “El hombro y su inestabilidad”.  Ahora se deja la visión general de esta articulación y se trata el plano muscular, concretamente el superficial, el músculo deltoides. Éste es causante de dolor por sobrecarga e implicado en la mayoría de deportes.

¿Cómo es el deltoides?

El músculo deltoides se divide en tres grandes grupos de fibras: las anteriores, medias y posteriores. Todas ellas se insertan en la tuberosidad deltoidea del húmero (creando la V deltoidea) y la diferencia está en su origen. La anterior es en el borde anterior, superficie anterior y tercio lateral de la clavícula. Las fibras medias en el borde lateral y cara superior del acromion. Las posteriores en el borde inferior del borde posterior de la espina de la escápula. 

La acción principal de este músculo es al abducción de la articulación del hombro, realizado sobre todo por las fibras medias, con la estabilización de anteriores y posteriores. Además las fibras anteriores flexionan y, en posición supina, rotan internamente el hombro. Por el contrario, las posteriores extienden y, en posición prona, rotan externamente.

La inervación viene dada por el nervio axilar (C5-C6).

ejercicio deltoides

;¿Qué lesiones tiene el deltoides?

La lesión por excelencia del músculo deltoides es debida al sobreúso, principalmente causada por la práctica deportiva pero también por trabajos que tengan un uso repetido del hombro en abducción, es decir, abrir los brazos. También se puede llegar a la lesión del deltoides por una tensión repentina a raíz de un gran esfuerzo o accidente. Otras causas son que vaya asociado a otras patologías, como una bursitis, artritis reumatoide, roturas fibrilares de músculos adyacentes…

Cuando se lesiona este músculo el paciente suele tener dolor o sensibilidad en la parte anterior, media y/o posterior del hombro especialmente al realizar la abducción del brazo. El músculo puede pasar de la sobrecarga a la rotura fibrilar y aparecerán hematomas, por lo que lo síntomas van desde una leve tensión muscular a un dolor intenso, restrictivo y limitante. Teniendo en cuenta la intensidad de la lesión y el nivel de tolerancia al dolor del paciente en ocasiones esta lesión dificulta la movilidad del brazo, llegando a disminuir el rango articular del hombro. 

¿Cómo prevenir las lesiones del deltoides?

Como en todas las lesiones musculares se debe analizar que el patrón de movimiento sea correcto, de ser así reducir la intensidad y duración de los entrenamientos deportivos o actividades que provoquen el dolor. Si el patrón es incorrecto realizar una reeducación de la actividad muscular y reequilibrarla para conseguir un trabajo óptimo. 

Un trabajo preventivo en el deporte es respetar todas las etapas, realizar un buen calentamiento, una actividad deportiva que nunca llegue al dolor y una muy necesaria vuelta a la calma. Además se deben controlar los tiempos de descanso entre sesiones. Esta rutina está indicada para el deporte pero es importante no olvidar que si una persona trabaja levantando objetos en un almacén y cambiándolos de sitio, su trabajo se convierte en un deporte, ya que está solicitando una carga muscular alta, debe realizar calentamiento y vuelta a la calma también. 

Consejos para evitar la lesión del deltoides

  • Estiramientos: llevar el brazo hacia aducción hasta notar estiramiento en la zona de deltoides, mantener un minuto la posición. Repetir el ejercicio llevando el brazo atrás hasta notar estiramiento en las fibras anteriores. 
  • Automasaje con pistola de terapia percusiva.
  • Técnica de presión (técnica de inhibición de Jones): 
    1. Localizar el punto de dolor.
    2. Presionar el punto e ir aumentando la presión de forma progresiva hasta que aparece dolor localizado y en otras zonas.
    3. Manteniendo la presión ir movilizando la articulación en todo el rango hasta conseguir que el dolor desaparezca (silencio neurológico).
    4. En esa posición de no dolor mantener la presión 90 segundos. 
    5. Lentamente quitar la presión y devolver la articulación a la posición natural.   
  • Aplicación de hielo post actividad intensa durante 10 minutos (nunca en contacto directo con la piel).

¿Qué tratamiento tiene el deltoides?

Muchas personas tienen la costumbre de esperar demasiado antes de acudir al profesional sanitario porque piensan que el dolor desaparecerá solo. Esto es un grave error porque a muchas molestias se les daría solución en grados leves y se evitaría la cronicidad. 

A nivel de deltoides el tratamiento médico está protocolizado como reposo relativo, uso de hielo y medicamentos tipo antiinflamatorios y relajantes musculares según la sintomatología del paciente.

Simultáneamente se debe realizar un tratamiento de fisioterapia basado en técnicas para conseguir disminuir el dolor, recuperar el tono muscular normal y la función. Para conseguirlo se utiliza el trabajo manual de la musculatura dañada y la accesoria, el uso de la electroterapia, técnicas articulares para restaurar la movilidad del hombro, punción seca para eliminar los puntos gatillo, vendaje neuromuscular para ayudar a la recuperación y ejercicios terapéutico para recuperar la fuerza del músculo.

¿Cómo realizar un vendaje neuromuscular del deltoides?

Para ayudar al correcto funcionamiento del músculo, ya sea al inicio de la lesión para disminuir la sintomatología o para mejorar en la práctica deportiva se va a realizar una aplicación de vendaje neuromuscular para los 3 haces.

Una consideración previa a la técnica sería decidir la forma que se le va a dar a la venda. Si el paciente es grande se utilizaran 3 tiras en I, si el paciente tiene un tamaño estándar una venda en Y y una en I, y, por último, si el paciente en muy pequeño o es un niño se utilizarán 3 tiras en I pero de menor grosor. Se va a describir la segunda de las opciones pero en el caso de tener otro tipo de paciente solo será necesario realizar pequeñas adaptaciones.

El dolor en el hombro es muy frecuente, ya sea por las actividades laborales, las de la vida diaria o las deportivas, es probable que en algún momento de la vida de una persona aparezca. El músculo al que vamos a referir ese dolor en un primer momento es el deltoides porque recubre toda la superficie del hombro. Al ser la capa más externa es el que va a tener el primer contacto, un acto reflejo cuando algo molesta en presionarlo, en este caso se presionará el deltoides.  

Con el contenido de este blog ya se muestran unas pautas para que un trabajo mal realizado o una leve molestia no se instaure y se convierta en lesión. Además a nivel de fisioterapia proporciona una herramienta muy útil como es el vendaje neuromuscular. Cabe recordar que siempre se debe adaptar la aplicación a los síntomas y al origen de la lesión del paciente. 

Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

Como citar este blog:

Bibliografia:

  • Kase, J. Wallis, T. Kase (2003) Clinical therapeutic applications of the kinesio taping method, 2nd edition
  • Kase, K. (2003) Ilustrated Kinesio Taping, 4th edition.
  • Bové, A. (2000) El vendaje funcional . Harcourt. 3ª edición.
  • Selva, F. (2015) Vendaje Neuromuscular Manual de aplicaciones prácticas. Physi-Rehab-Kineterapy-Eivissa. 2ª edición. 
  • Castillo, J. (2020) Bases y aplicaciones del vendaje neuromuscular. Formación Alcalá. 2ª edición.
  • Aguirre, T. Agirre, J. (2018) Vendaje neuromuscular kinesiotape en fisioterapia. Biocorp Europa. 1ª edición. 
  • Sijmonsma, J. (2007) Taping Neuro Muscular. Aneid Press, 1ª edición española.
  • Kendall’s (2007) Músculos, pruebas funcionales postura y dolor. Marbán. 5ª edición.  
  • Martínez, JL. Martínez, J. Fuster, I. (2006) Lesiones en el hombro y fisioterapia. Arán. 1ª edición. 
  • Oliveira, C. Navarro, R. Navarro, R. Ruiz, JA. Jimenez, JT. Brito, E. (2007) Biomecánica del hombro y sus lesiones. Canarias médica y quirúrgica. Enero-abril 2007.
  • Girardin, M. (2004) Terapia Manual de la disfunción neuromuscular y articular. Paidotribo.
Evolución de un esguince de tobillo y como vendarlo

Evolución de un esguince de tobillo y como vendarlo

En el post de hoy se va a hablar del esguince de tobillo y sus 4 fases, es decir, desde en momento en que se produce la lesión hasta que se realiza la vuelta al deporte. Un vendaje adaptado a cada etapa combinando diferentes tipos de vendas.

¿Cómo es el tobillo?

Es una articulación en bisagra, formada por la articulación de la tibia y el peroné con el astrágalo.

Los movimientos principales son la flexión dorsal (llevar los dedos del pie hacia la cabeza) y la flexión plantar (alejar los dedos del pie de la cabeza). Es importante destacar los movimientos de inversión y eversión ya que son el mecanismo lesional de los esguinces, tema del que se habla hoy en el blog. Una inversión (supinación más aducción del pie) forzada ocasionará un esguince externo de tobillo y una eversión (pronación más abducción del pie) forzada el esguince interno.

Los ligamentos del tobillo se pueden clasificar en internos y externos.

  • Externos: peroneoastragalino anterior (PAA), peroneoastragalino posterior (PAP) y calcaneoperoneo. Fijan la tibia, el peroné y el astrágalo. 
  • Interno: deltoideo. Sus haces fijan la tibia con el astrágalo, calcáneo y escafoides. 

Según el articulo “Esguince de tobillo. Valoración en atención primaria del equipo de atención primaria de Villanueva de la Cañada, Madrid” el esguince de tobillo es posiblemente la lesión de traumatología más frecuente del servicio de urgencias. El 85% afectan al ligamento lateral externo, fundamentalmente el ligamento peroneoastragalino anterior. Y, el 44% de los pacientes presentan algún tipo de secuela después de un año, de ahí la importancia de una buena rehabilitación. Por su porcentaje de afectación el esguince externo es el que se tratará en el post de hoy.

esguince de tobillo

¿Qué es el esguince externo de tobillo?

El esguince de tobillo se define como la lesión traumatológica que se produce cuando te doblas, tuerces o giras el tobillo hasta una posición antinatural ocasionando un daño en los ligamentos y cápsula articular. Según la afectación de los daños se divide en tres grados:

  • Grado 1: distensión del ligamento afecto, generalmente (PAA), sin laxitud articular asociada. Se produce rotura de menos del 5% de las fibras. El paciente camina, hay dolor e inflamación pero los síntomas son leves. 
  • Grado 2: rotura parcial del ligamento, dolor moderado con inestabilidad articular leve. Se produce rotura de entre el 40% y 50% de las fibras. El paciente camina con dificultad y dolor, existe hinchazón y se adopta una posición antiálgica. 
  • Grado 3: rotura completa del ligamento, laxitud articular. El dolor es intenso, hay deformidad y gran hinchazón. El paciente no puede caminar. 

¿Qué etapas tiene? ¿Cómo vendarlo?

A nivel de fisioterapia se puede trabajar los grados 1 y 2. El tercer grado es quirúrgico y se debe reparar el ligamento roto, no se realiza tratamiento conservador de fisioterapia antes de la cirugía, sólo medidas antiinflamatorias. Todos los vendajes neuromusculares combinados o no, que a continuación se describen, están indicados para ambos grados de lesión, la diferencia la van a dar los tiempos. En el grado I será más corto porque hay menor afectación del ligamento y tejidos adyacentes y el grado 2 se alarga más en el tiempo, llegando a durar varias semanas. Todos los vendajes que se van a realizar están descritos para un esguince de tobillo externo. 

ETAPA 1:

Fase aguda. Reposo inicial de 48 horas y medidas antiinflamatorias, se utilizará el clásico RICE (Rest: reposo, Ice: hielo, Compression: Compresión y Elevation: Elevación). Evitar el apoyo del miembro lesionado, por lo tanto uso obligado de muletas. Se aplica un vendaje en pulpo con venda neuromuscular para trabajar la inflamación y encima un vendaje para ayudar a la inflamación con venda elástica. En el siguiente video se describe el proceso completo:

 ETAPA 2:

Fase de cicatrización. Se comienza el tratamiento manual de fisioterapia (terapia manual, punción seca y estiramientos de musculatura espasmada, cyriax en ligamentos, técnicas articulares…) y se acaba la sesión con un vendaje. Esta etapa consiste en ayudar a una correcta cicatrización de los tejidos y progresivamente conseguir el apoyo total del miembro afecto, es decir, los primeros días habrá ayuda de muletas y paulatinamente se van eliminando. El grado I tiene una duración breve, entre 7 y 10 días; en el grado II se extiende un poco más, entre 15-20. Es la etapa que tiene un vendaje más elaborado, consiste en vendaje neuromuscular de pulpo idéntico a la etapa 1, una capa de pretape para proteger la piel, un vendaje funcional con tape estabilizando la articulación para los primeros apoyos. Este vendaje se mantendrá entre sesiones de fisioterapia, y estas suelen tener una frecuencia de 4-5 días. En el video está la descripción detallada de todos los pasos en cada vendaje:

ETAPA 3:

Fase prefinal. Vuelta a la actividad normal, se incorporan al trabajo anterior los ejercicios propioceptivos, el trabajo de fuerza y por último la pliometría. La duración de la etapa va a depender del trabajo que el paciente realice en casa pero aproximadamente debería ser de 10 días. En las sesiones de fisioterapia se pautan y explican todos los ejercicios y después el paciente debe repetirlos en casa para aumentar la fuerza y conseguir la estabilidad de la articulación del tobillo. Al igual que la etapa anterior el vendaje se mantiene entre sesiones. El vendaje en esta etapa también será combinado, pero con varias modificaciones: se sustituye el drenaje de neuromuscular por estabilidad de tobillo con refuerzo en tibial anterior (siempre que haya desaparecido por completo la inflamación, de lo contrario se mantiene el pulpo), sobre él la capa de pretape para proteger la piel y encima un vendaje funcional con venda adhesiva en vez de tape, para cerrar una venda cohesiva. Como en las etapas anteriores en el video está la descripción completa:

ETAPA 4:

Fase final o vuelta al deporte. Ya ha finalizado todo el proceso de rehabilitación en clínica y es necesario introducir al paciente a la práctica deportiva, se realiza el vendaje neuromuscular de estabilidad de tobillo con refuerzo en el músculo tibial anterior, para los primeros días de actividad. En caso de que el paciente necesite mayor sujeción o esté inseguro se puede reforzar con un funcional (tanto de tape como de venda adhesiva) para la primera practica deportiva y después que lo retire quedándose solo el neuromuscular para los siguientes entrenamientos. Tampoco existe una duración establecida para esta etapa, pero lo interesante es que el paciente solo necesite vendaje para los primero días de actividad así que se estipula un tiempo de una semana. La descripción del vendaje aparece en el siguiente video:

Con estos 4 vídeos se consiguen dos objetivos, el primero de ellos es realizar un tratamiento con vendajes del paciente con esguince de tobillo externo desde el momento de la lesión a la vuelta a la actividad deportiva, adaptando cada etapa a las necesidades del enfermo. Siempre teniendo en cuanta que los días que va a durar cada etapa van a estar relacionados con la mejora del paciente y la implicación del mismo en el proceso de rehabilitación. El segundo objetivo es la demostración de que la combinación de varios materiales y varios tipos de vendaje es el tratamiento óptimo para la obtención de buenos resultados. Lo importante a la hora de vendar es el objetivo que se quiere tener con cada aplicación y a partir de ahí mezclarlo de forma correcta las vendas para conseguir el máximo beneficio para el paciente. 

Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

Como citar este blog:

  • Calvo Izquierdo. BLOG: evolución de un esguince de tobillo y como vendarlo correctamente [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2023. Disponible en: https://calvoizquierdo.es/blog-evolucion-de-un-esguince-de-tobillo-y-como-vendarlo-correctamente/

Bibliografia:

  • Kase, J. Wallis, T. Kase (2003) Clinical therapeutic applications of the kinesio taping method, 2nd edition
  • Kase, K. (2003) Ilustrated Kinesio Taping, 4th edition.
  • Chao YW, et al. (2016). Kinesio taping and manual pressure release: Short-term effects in subjects with myofasical trigger point.
  • Salcedo Joven, Sanchez González, Carretero, Herrero, macas, Panadero Carlavilla (2000) Esguince de tobillo. Valoración en atención primaria. Madrid
  • Bové, A. (2000) El vendaje funcional . Harcourt. 3ª edición.
  • Selva, F. (2015) Vendaje Neuromuscular Manual de aplicaciones prácticas. Physi-Rehab-Kineterapy-Eivissa. 2ª edición. 
  • Sijmonsma, J. (2007) Taping Neuro Muscular. Aneid Press, 1ª edición española.
  • Kendall’s (2007) Músculos, pruebas funcionales postura y dolor. Marbán. 5ª edición.  
Zona cervical

Zona cervical

Después de hacer un recorrido por las diferentes articulaciones tanto del miembro superior como del inferior el contenido del blog se va a la columna, concretamente a la zona cervical. Recuerda que es una zona de dolor frecuente en la mayoría de la población y por ello genera bastante investigación. Por ejemplo, su tasa de prevalencia anual es del 37,2%, es la segunda causa de consulta en los centros de rehabilitación y el dolor cervical es la cuarta causa de discapacidad en el mundo. 

En el post de estudios científicos sobre vendaje neuromuscular se puede ampliar información respecto a la investigación en este campo, si lo deseas puedes consultarlo.

zona cervical

Recuerdo anatómico zona cervical

La columna cervical y los músculos del cuello forman una estructura singular que permite el movimiento de la cabeza en todas las direcciones y su estabilidad en diferentes posiciones. El cuello soporta el peso de la cabeza en posición erguida. 

A nivel óseo se encuentran las 7 vértebras cervicales, desde C1 a C7. De forma superior linda con el cráneo y de inferior con columna dorsal. A nivel muscular se encuentran multitud de músculos, no se van a enumerar, se recomienda utilizar un atlas de anatomía (Atlas de anatomía humana, Sobotta vol 1 o atlas de anatomía humana, Netter) si es necesario ampliar conocimientos o aclarar cualquier duda sobre la musculatura de la columna. A nivel nervioso el plexo cervical es el encargado de controlar toda la inervación. Éste está formado por ramas ventrales primarias de los nervios raquídeos de C1 a C4, y una pequeña contribución de C5. A nivel de movilidad la zona cervical se mueve en flexión, extensión, flexión lateral y rotaciones. 

Algunas lesiones cervicales

Generalmente la mayoría de personas con dolor cervical tiene un diagnóstico de cervicalgía.  Ésta se define como el dolor de la columna cervical que en ocasiones se extiende a la cabeza, parte superior de la espalda o incluso los brazos. Debido a la complejidad de la región cervical y a la relación con el resto de estructuras adyacentes, la cervicalgía es un diagnóstico muy genérico pero a su vez muy recurrente.

Recomendaciones para mejorar el dolor cervical

Por ello se van a proporcionar unas pautas generales para realizar en casa para la mejora del dolor cervical.

  • Buena higiene postural.

    Adaptar las actividades que se realizan en el día a día con una buena postura, es decir, postura correcta cuando se está sentado o caminando (hombro atrás, espalda recta…), adaptar la altura de la pantalla/teclado/ratón del ordenador, reducir el uso del teléfono móvil y colocar el cuello correctamente cuando se usa, buena posición e iluminación cuando se está leyendo, buena colocación del asiento del coche y espejos, etc.

  • Ejercicios de movilidad.

Partiendo siempre de una posición erguida la cabeza en el centro y con los hombros lo más lejos posible de las orejas. Realizar unas 5 repeticiones de cada ejercicio. 

    • Flexión/extensión: cambiar la mirada hacia el suelo y después hacia el techo. 
    • Rotaciones: mirar a la derecha y a la izquierda de forma lenta y controlada. 
    • Lateralizaciones: llevar la oreja derecha al hombro derecho sin que éste se mueva, igual en el lado izquierdo. 
    • Semicírculos: comenzar con la mirada en el hombro derecho y de forma progresiva mirar al suelo para acaba en el hombro izquierdo. Realizar después en sentido contrario, de izquierda a derecha. Por último, repetir el mismo proceso pero en vez de mirar al suelo mirar al techo. Evitar círculos completos, no es recomendable realizar circunducción de la cabeza. 
    • Movilidad de hombros: realizar círculos con los hombros hacia delante y hacia atrás. Después subir y bajar los hombros. 
  • Estiramientos

    • Pectorales: más cómodo si se utiliza la pared para ayudarse. Apoyar la mano derecha un poco más alta de la cabeza con el codo extendido, girar lentamente el cuerpo hacia el lado izquierdo hasta obtener estiramiento en el pectoral y mantener aproximadamente un minuto la posición. Realizar igual con el otro brazo. 
estiramientos pectorales
    • Trapecios: sentado bajar el hombro izquierdo al máximo, inclinar la cabeza hacia el hombro derecho y ayudarse de la misma mano para aumentar la lateralización y notar el estiramiento en el músculo, mantener un minuto. Realizar el otro lado. 
estiramiento trapecios
  • Calor.

Aplicar calor durante 10-15 minutos sobre la zona cervical con una almohadilla eléctrica, bolsa de agua, saco de semillas… con el objetivo de relajar la musculatura. Se puede previamente aplicar crema antiinflamatoria. 

  • Automasaje

Realizar presiones lentas, suaves y profundas, desde la apófisis mastoides hacia el centro (línea del principio del pelo). Después separación de la musculatura desde la zona central hacia exterior, es decir, desde columna hacia fuera. Presiones o fricciones en los puntos gatillo, tanto de angular como de trapecios. Y para finalizar presiones o pases en la musculatura de pectorales.

 

Además en el post de hoy se van a describir dos técnicas de vendaje neuromuscular muy comunes en la práctica clínica diaria que van a ayudar al dolor cervical. 

Vendaje neuromuscular para erectores de la columna

  • Recuerdo anatómico: son los músculos que se combinan y extienden más o menos verticalmente en la columna cervical, principalmente se trata de iliocostal cervical, transverso del cuello, semiespinoso del cuello y de la cabeza. 
  • Lesión: debilidad en la musculatura posterior. También para cefaleas tensiones. 
  • Vendaje neuromuscular: se va a describir el procedimiento para realizar un vendaje neuromuscular con una tira en Y. Seguidamente en el video se puede ver todo el proceso.

    Vendaje neuromuscular para trapecios  

    • Recuerdo anatómico. El músculo trapecio consta de 3 porciones, son las fibras:
      • Superiores: desde el 1/3 medias de la línea nucal y protuberancia occipital externa a tercio lateral de la clavícula. 
      • Medias: del ligamento nucal que se inserta en espinosas de C1 a C6 y ligamentos supraespinosos de C7 a D3 hasta borde medial del acromion y cresta superior de la espina de la escápula. 
      • Inferiores: de espinosas de D4 a D12 hasta el vértice lateral del borde medial de la espina de la escápula. 
    • Lesión: la distensión de las fibras superiores origina dolor, generalmente agudo en la región posterolateral del cuello. Este dolor suele estar causado por una combinación entre tensión y contracción del músculo. El gesto de lesión suele ser un estiramiento hacia un lado para intentar alcanzar un objeto mientras se inclina la cabeza a la dirección contraria, por ejemplo coger la chaqueta del asiento de atrás del coche. Si se desglosa el movimiento la abducción del brazo requiere la fijación de la escápula a través del trapecio, y la inclinación de la cabeza origina una tensión en el músculo de forma simultánea. 
    • Vendaje neuromuscular: se va a realizar un vendaje neuromuscular para fibras superiores de trapecio con dos tiras en Y, una para el lado derecho y otra para el izquierdo. A continuación, en el video, se describe todo el proceso.

      ¿Cuál es el origen de las lesiones anteriores?

      Las dos aplicaciones que se han descrito hoy pueden tener su origen en el ámbito laboral, familiar o deportivo. A nivel laboral, un trabajo sedentario que implique muchas horas de ordenador va a generar malas posturas, un trabajo más físico que implique elevación de los hombros va a ocasionar movimientos repetitivos. Analizando el ámbito familiar se pueden encontrar las tareas del hogar, el estrés o posturas de reposo incorrectas. Por último, en el ámbito deportivo los gestos que impliquen la movilidad de las escápulas y zona cervical son constantes. 

      En conclusión, a todo lo anterior se puede ratificar que las lesiones de la zona cervical, como se comentaba al inicio del post, son la segunda causa de consulta en centros de rehabilitación ya que el origen puede venir de varios ámbitos. Es normal a día de hoy encontrar a personas con molestias cervicales, una buena estrategia para evitarlas es corregir el factor causante de la lesión y aportar un tratamiento adecuado, es decir, tratar la causa y la consecuencia. 

      Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

      Como citar este blog:

      • Calvo Izquierdo. BLOG: zona cervical [Internet]. Calvo Izquierdo SL. 2023. Disponible en: Https:://calvoizquierdo.es/bblog-zona-cervical/

      Bibliografia:

      • Lázaro-Villar, P. González-Cabello, M. Martinez-de-Santos, X. Cardenal-Marne, PS. (2010) revisión del Kinesio®Taping o vendaje neuromuscular como forma de tratamiento en fisioterapia. Cuestionario de fisioterapia 2011; 40 (1): 65-76
      • García Llopis, L. Campos Aranda, M. (2012) Intervención en fisioterapia con vendaje neuromuscular en paciente con cervicalgía mecánica. Un estudio piloto. Fisioterapia 2012; vol 34: 189-195
      • Grávalos Gasull, A. Cape Juan, MA. Gamundí Gamundí, A. (2019) Tratamiento del dolor cervical: respuesta biomecánica y dolor después del vendaje neuromuscular. Fisioglía 2020, 7 (3): 53-60.
      • Castro-Fernandes, A. Soto González, M. (2011) efectos del kinesiotape en el dolor cervical. Cuestiones de fisioterapia: revista universitaria de información e investigación en fisioterapia 2022, vol51; 238-253
      • Dr. Kenzo Kase, (2003) Ilustrated Kinesio Taping, 4th edition.
      • Sijmonsma, J. (2007) Taping Neuro Muscular. Aneid Press, 1ª edición española.
      • Castillo, J. (2020) Bases y aplicaciones del vendaje neuromuscular. Formación Alcalá. 2ª edición.
      • Aguirre, T. Agirre, J. (2018) Vendaje neuromuscular kinesiotape en fisioterapia. Biocorp Europa. 1ª edición. 
      • Sijmonsma, J. (2007) Taping Neuro Muscular. Aneid Press, 1ª edición española.
      • Kendall’s (2007) Músculos, pruebas funcionales postura y dolor. Marbán. 5ª edición. 
      • Selva, F. (2015) Vendaje Neuromuscular Manual de aplicaciones prácticas. Physi-Rehab-Kineterapy-Eivissa. 2ª edición. 
      Bursitis del olécranon

      Bursitis del olécranon

      En la entrada anterior se explicaba la anatomía ósea y muscular del codo, si es necesario volver a consultar el artículo. Ahora se va a continuar con la anatomía de partes blandas, concretamente de la bursa. Muchos habréis sufrido u oido que no anda bien porque tiene una bursitis de cadera, que lleva un bulto en el hombro y no se ha roto nada… éstos y muchos otros ejemplos son descripciones de una patología habitual, la bursitis. A continuación se va a explicar qué es, cómo es su lesión, los síntomas que da y las técnicas que se pueden utilizar para el tratamiento de la bursitis del olécranon, conocida coloquialmente como la bursitis de codo.  

      ¿Qué es una bursa?

      La bursa se describe como una pequeña estructura en forma de bolsa repleta de líquido sinovial. Está localizada entre dos superficies articulares, tendones o músculos y su finalidad es permitir una mejor relación, proteger o amortiguar cuando se produce el movimiento. Es decir, la bursa es una pequeña almohadilla que ayuda al tendón o al músculo a deslizarse sobre el hueso. El líquido interior que la compone es sinovial; éste es espeso y absorbe las fuerzas y el impacto que se produce entre superficies articulares cuando se genera el movimiento.

      ¿Qué es una bursitis?

      Por lo tanto, una bursitis es el trastorno doloroso que cursa con la inflamación de la anteriormente definida bursa. Se produce por un uso excesivo de la articulación o por una lesión. 

      Concretamente para el post de hoy se va a hablar de la bursitis del olécranon por lo que a la definición anterior solo le faltará ubicarla en la zona. Se define la bursitis del olécranon como el engrosamiento doloroso de la bolsa de liquido sinovial que se encuentra en la parte posterior del codo (zona donde se encuentra el olécranon, en él se inserta el tendón del tríceps). El dolor se localiza típicamente en la punta del olécranon y no se desencadena con movimientos activos ni pasivos, generalmente se produce por fricción con la ropa o al apoyar el codo. En búsquedas menos técnicas se puede encontrar como codo de Popeye o codo del estudiante. 

      Su etiología puede ser: traumática, infecciosa (por hongos o virus), microcristalina o reumatoide. Así que las causas más evidentes son apoyo prolongado del codo sobre una mesa, traumatismos sobre el codo u uso excesivo del mismo, enfermedades como la artritis reumatoide o la gota, y la infección en su bursa. 

      codo

      ¿Qué síntomas causa una bursitis del olécranon?

      Entre los síntomas más habituales de la bursitis olecraniana se encuentran los siguientes:

      • Masa protuberante e inflamación en la parte posterior del codo.
      • Hinchazón.
      • Sensibilidad articular en el codo.
      • Dolor al movimiento y rigidez.
      • Molestias al reposo.
      • Dolor al apoyo del codo o a la fricción. 
      • Enrojecimiento o calor en la zona. 

      ¿Cómo se trata una bursitis?

      Hay estrategias que van a ser comunes en el tratamiento de este dolor de codo pero para conseguir un tratamiento óptimo hay que diferenciar entre los dos tipos: la bursitis séptica o la no séptica. Si el origen es séptico el médico será el encargado de proporcionar el tratamiento farmacológico para hacer desaparecer la infección, ya sea por vía oral o mediante infiltraciones. Si la bursitis es aséptica se puede necesitar tratamiento antiinflamatorio pero no en todos los casos es necesario, en ocasiones con el tratamiento conservador es suficiente. 

      Como consejos para ambos tipos se puede generalizar en:

      • Reposo relativo (disminuir la actividad deportiva o actividad diaria con implicación del codo).
      • Utilizar hielo para disminuir la inflamación.
      • Evitar el apoyo de codos sobre superficies duras. 
      • Realizar ejercicios de movilidad para no atrofiar musculatura pero que no generen dolor.

      Si se concreta más el tratamiento de fisioterapia tiene dos funciones principales, en primer lugar bajar la inflamación de la zona y en segundo restablecer la funcionalidad del codo. Para ello se utilizan técnicas de terapia manual, inducción miofascial, drenaje, electroterapia, ejercicio terapéutico y vendaje.

      ¿Cómo es un vendaje neuromuscular en el bursitis olecraniana?

      Para este tipo de patología se va a realizar un vendaje neuromuscular cuyo objetivo es disminuir la inflamación y bajar el dolor de la articulación. En el caso de que la sintomatología fuese muy aguda se podría superponer un vendaje funcional para limitar la flexo-extensión del codo (se puede ver en vendaje para evitar la extensión del codo en el libro de Bové, EL vendaje funcional); al bloquear la movilidad tanto a la extensión completa como a la flexión se reduciría el roce de la bursa con plano óseo y tendinoso y se mejoraría la lesión.

      Es la primera vez que se van a utilizar la forma de vendaje en red, como se comentaba en posts anteriores es útil en codo, pero no tanto en el resto de articulaciones.

      Vendaje neuromuscular para la bursitis del olécranon

      En la aplicación se realizará en la cara posterior del codo y en la anterior una técnica en X para aumentar el espacio.

      La tira en red se prepara con el codo en flexión máxima, desde 5cm pasando el olécranon tanto dirección craneal como caudal. Dejar una base de anclaje de 3-5 centímetros y la zona central se recorta en 4 tiras activas de idénticas proporciones. Se pegan las bases al 0% de estiramiento y es muy importante calcular que las tiras activas no pueden sobrepasar el 10%. Para finalizar, se realiza una flexión máxima del codo y se pegan las 4 tiras activas formando una malla.

      Esta aplicación es la que se describe en la mayoría de bibliografía, pero si se basa en la práctica clínica es más útil anclar en la zona distal, pedir la flexión máxima de codo y pegar las tiras activas. Por último, con el codo en extensión, colocar el otro ancla. La segunda tira es en X y va en la cara anterior. En el vídeo siguiente se encuentra esta aplicación:

      Con este artículo se quiere conseguir dar a conocer una lesión no tan habitual como las musculares, tendinosas o ligamentosas pero también frecuente en las partes blandas. Una conclusión muy importante que se puede obtener es que la bursitis del olécranon, al igual que otras bursitis, si no están en una estado agudo puede mejorar o incluso desaparecer con el uso de los consejos prácticos que arriba se proporcionan; pero este proceso tendrá una duración de más de 90 días. Si esos consejos se acompañan con el tratamiento médico y fisioterápico adecuado se puede reducir esta cifra y en unas 3-4 semanas estaría resuelta la lesión. 

      Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

      Como citar este blog:

      Bibliografia:

      • Kase, J. Wallis, T. Kase (2003) Clinical therapeutic applications of the kinesio taping method, 2nd edition
      • Kenzo, K. (2003) Ilustrated Kinesio Taping, 4th edition.
      • Kirby, AK. (2012) Biomecánica del pie y la extremidad inferior. Axon. 1ª edición. 
      • Bové, A. (2000) El vendaje funcional . Harcourt. 3ª edición.
      • Selva, F. (2015) Vendaje Neuromuscular Manual de aplicaciones prácticas. Physi-Rehab-Kineterapy-Eivissa. 2ª edición. 
      • Castillo, J. (2020) Bases y aplicaciones del vendaje neuromuscular. Formación Alcalá. 2ª edición.
      • Sijmonsma, J. (2007) Taping Neuro Muscular. Aneid Press, 1ª edición española.
      • Kendall’s (2007) Músculos, pruebas funcionales postura y dolor. Marbán. 5ª edición.  
      • Ruiz de Adana. (1996) Manual de diagnóstico y terapéutica en A. Primaria. Capitulo 58. A. Lopez Garcia-Franco. Editorial Díaz de Santos. 2.a.Edición.
      Método RICE

      Método RICE

      En muchas publicaciones se ha hablado del vendaje neuromuscular, de aplicaciones concretas y se ha nombrado en método RICE en lesiones de las explicadas. En la entrada de hoy se quiere ampliar información sobre este protocolo que se usa de forma inicial, las primeras 48-72 horas, en lesiones leves. Es un método básico de primero auxilios, por ello, se debe conocer ya que es útil aplicarlo en primera instancia hasta tener posibilidad de encontrar una solución mejor o combinarlo con una tratamiento más específico. 

       

      ¿Qué es el método RICE?

      RICE es la abreviatura de las siglas en inglés de Rest (reposo), ice (hielo), compression (compresión) y elevation (elevación) acuñado por primera vez en 1978 por el doctor norteamericano Gabe Mirkin en su libro Sportsmedicine book. Con los años, se ve como este mejora y, poco después, se van estandarizado protocolos sencillos que incluyen pasos más efectivos y beneficiosos. RICE se considera el punto de partida para trabajar sobre lesiones deportivas o simples accidentes.

      El método RICE es un tratamiento de primero auxilios que se utiliza en caso de lesiones leves y procesos inflamatorios agudos, cuyos objetivos principales son reducir la inflamación, aliviar el dolor y acelerar la recuperación. Es importante reseñar que método RICE no trata el problema, solo evita que se agraven los síntomas. 

      ¿Cómo es cada letra del RICE?

      A continuación se va a realizar un desglose de los cuatro apartados que forman parte del método. Éstos son: 

      Reposo: 

        • Primera fase del método. No superior a 48 horas (si se necesita más es porque la lesión no es leve). 
        • Aunque los tejidos blandos exteriores y más afectados van recuperándose, las partes interiores (ligamentos o huesos) no están cicatrizando como correspondería. Puede parecer que se ha mejorado mucho pero a nivel interno falta mucho trabajo. 
        • Evita continuar con la actividad que ha generado la lesión y descansa la zona sin someterla a esfuerzos.
        • Reposo relativo, es decir, no utilizar la parte del cuerpo que se ha lesionado. Pero, el resto pueden y deben estar activas. 
        • Se puede necesitar ayuda de una órtesis, cabestrillo, muletas, andador etc. 
        • A nivel medico esta fase se acompaña con medicamentos analgésicos.  

      Hielo: 

        • Segunda fase, se buscan las propiedades antinflamatorias, vasocontrictoras, y de disminución del dolor que proporciona el hielo, porque adormece la zona y disminuye espasmos. 
        • Aplica hielo sobre la zona afectada (nunca directamente sobre la piel, sino envuelto en una bolsa o pañuelo para evitar el contacto directo) durante 10-15 minutos cada 2-3 horas durante los 2-3 primeros días después de la lesión.
        • 6-8 aplicaciones al día es una buena indicación.
      hielo

      Compresión: 

        • Tercera fase, finalidad es la estabilización de las partes blandas.
        • Comprime la zona lesionada para disminuir el dolor cuando realices movimiento, reducir la inflamación y aumentar la función de la articulación. 
        • Esta compresión se realiza mediante vendajes, de forma habitual con venda elástica adhesiva; debe estar ajustada pero no demasiado apretada. 

      Elevación: 

        • Última fase, el objetivo es reducir la presión arterial (evitar palpitaciones incómodas, disminuir el dolor y la inflamación).
        • eleva el área de la lesión por encima del nivel del corazón buscando el retorno venoso.
        • Se puede combinar con ligeros ejercicios circulatorios si es pautado por el medico o fisioterapeuta. 

      ¿Qué indicaciones tiene el método RICE?

      El método RICE está indicado para las primeras horas de lesiones leves que cursan con inflamación o lesiones más graves, como fracturas (ya que no existe un método mejor para las primeras horas en lesiones agudas de este tipo). 

      Algunos ejemplos de este tipo de lesiones son: tendinopatía en general, torcerdura, distensión o rotura muscular, esguinces (tobillo, rodilla y codo los más frecuentes), sacroilitis, bursitis (pincipalmente de codo), fracturas (se puede utilizar en caso de tobillos o estructuras pequeñas porque por las características de la zona se presta a ello; para zona más grandes se deben buscar acciones más específicas), contusiones y hemofilia. 

      Este método es una muy buena forma inicial de comenzar con el proceso de rehabilitación. De hecho, es un paso previo, realmente. Se trata del conjunto de acciones que hacemos para mantener la zona en el mejor estado hasta darle el tratamiento específico.

      ¿Qué ventajas tiene el método RICE?

      Las ventajas del método son abundantes. SI después de tantos años de su creación todavía se utiliza es porque realmente funcional en muchos casos. Si se enumeran se pueden sintetizar en las siguientes: 

      • Agiliza la curación
      • Sencillo, muy fácil de realizar.
      • Ayuda antes del inicio de la rehabilitación.
      • Trabaja efectivamente en articulaciones y músculos, resultando útil en cantidad de circunstancias de categoría leve.
      • Consigue anestesiar de forma leve la zona afectada, produciendo gran alivio. 
      • El reposo es relativo, por lo que no se renuncia a actividades sencillas.
      • Su actuación permite la movilidad de la zona afectada.
      • Muy efectivo para reducir la inflamación.
      • Los resultados se ven rápidamente.

      ¿Qué diferencias hay entre protocolos?

      Como es obvio pensar han pasado muchos años desde que se comenzó a utilizar y esto ha generado actualizaciones e incluso la creación de nuevas nomenclaturas. 

      El acrónimo PRICE añade al método anterior el concepto de protección. Como en muchos métodos de primeros auxilios la parte inicial es la protección. Así que la única diferencia es proteger la articulación antes de comenzar con cualquier otro paso. Muy ligado a este último, con la diferencia de añadir la letra N, el método PRINCE. La N quiere decir “non-steroidal anti-inflammatory drugs”, los principios son idénticos al anterior pero no se contempla en uso de esta medicación. 

      El RICER también presenta una única diferencia, éste se basa en que todo el proceso está guiado por un profesional sanitario. Podrá añadir pautas de rehabilitación. El sanitario solo observará, prescribirá o ayudará a esas recomendaciones. 

      Más actual, de 2012, se encuentra POLICE, El resultado es  «Protection», «Optimal Load», «Ice», «Compression», «Elevation». En lugar del reposo se utiliza carga óptima, es decir, la propia carga del cuerpo en un principio a la hora de hacer actividades sencillas. No se debe huir de lo cotidiano o incluso de otro tipo de tareas si estamos cuidándonos bien. De este modo, se provoca un estímulo de tipo aferente (de movimiento de la sangre) y se mejora la propiocepción de receptores articulares y/o musculares. Se obtiene una recuperación funcional más rápida y la posibilidad de atrofia es casi inexistente; es ideal en el caso de las lesiones musculares agudas.

      Diferenciándose de los anteriores, el MEAT que significa «Movement», “Exercise», «Analgesics» y “Treatment”. Este pretende que la zona se mueva cuando sea necesario para estimularla, después algunos ejercicios para evitar que el colágeno se alinee mal. Se añade la toma de analgésicos naturales, obviando los antiinflamatorios, que interceden en ciertos procesos curativos. Finalmente, con tratamiento se hace referencia a todo aquello que el fisioterapeuta recomiende para ayudar a que tu flujo sanguíneo aumente.

      En conclusión, es importante conocer el método RICE porque pese a su antigüedad sigue siendo útil hoy en día. Es una buena herramienta para el comienzo del tratamiento de lesiones leves y de forma probable nos va a necesaria en algún momento de nuestra vida. 

      Realizado por el Departamento Técnico de Calvo Izquierdo S.L.

      Como citar este blog:

      Bibliografia:

      • Mirkin, G. Hoffman, M. (1978) Sportmedicine book. Little brown & Co.
      • Van Den Bekerom, M. P., Struijs, P. A., Blankevoort, L., Welling, L., Van Dijk, C. N., & Kerkhoffs, G. M. (2012). What is the evidence for rest, ice, compression, and elevation therapy in the treatment of ankle sprains in adults?. Journal of athletic training, 47(4), 435-443. 
        • Bleakley, C. M., O’Connor, S., Tully, M. A., Rocke, L. G., MacAuley, D. C., & McDonough, S. M. (2007). The PRICE study (Protection Rest Ice Compression Elevation): design of a randomised controlled trial comparing standard versus cryokinetic ice applications in the management of acute ankle sprain [ISRCTN13903946]. BMC musculoskeletal disorders, 8(1), 1-8. 
          • Fischer, D. C., Sckell, A., Garkisch, A., Dresing, K., Eisenhauer, A., Valentini, L., & Mittlmeier, T. (2021). Treatment of perioperative swelling by rest, ice, compression, and elevation (RICE) without and with additional application of negative pressure (RICE+) in patients with a unilateral ankle fracture: study protocol for a monocentric, evaluator-blinded randomized controlled pilot trial. Pilot and Feasibility Studies, 7(1), 1-9. 
            • Patra, P. C., Mandal, P. K., Gantait, D., Bhowmik, A., & Chakrabarti, P. (2018). Price of PRICE (Protection, Rest, Ice, Compression, and Elevation) redefined: a case of entrapment neuropathy in an individual with hemophilia. Blood research, 53(4), 333-334. 
              • Baoge, L., Van Den Steen, E. L. K. E., Rimbaut, S., Philips, N., Witvrouw, E., Almqvist, K. F., … & Vanden Bossche, L. C. (2012). Treatment of skeletal muscle injury: a review. International Scholarly Research Notices, 2012.
                • Tran, K., & McCormack, S. (2020). Exercise for the Treatment of Ankle Sprain: A Review of Clinical Effectiveness and Guidelines. 
                  • Sloan, J. (2008). Soft tissue injuries: introduction and basic principles. Emergency Medicine Journal: EMJ, 25(1), 33.